El próximo viernes 13 de enero se cumplen 37 años de la creación del Refugio de Rapaces de las Hoces del Riaza, en Segovia, por parte del naturalista burgalés Félix Rodríguez de la Fuente. Los actuales responsables de este espacio confían en que se puedan recuperar las poblaciones de aves tras varios años en descenso.

Así lo señala el presidente del Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza, Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo, quien recuerda la nueva normativa del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, que permite la creación de nuevos muladares, y entre otras medidas podría acarrear la entrada en marcha del nuevo comedero para buitres que se instale en Maderuelo. 

“En la comarca apenas quedan comederos, exceptuando el de WWF en el Refugio, y los de Campo de San Pedro y Ayllón”, dijo en un comunicado, en el que también advierte que existen otras amenazas como los parques eólicos, los venenos, o ciertos tendidos eléctricos. Igualmente señala que han desaparecido muchos rebaños de ovejas en los pueblos de la zona.

El Refugio de Rapaces se inauguró un 13 de enero de 1975 en que se crearon el Refugio de Montejo y el Refugio del embalse de Linares, administrados respectivamente por WWF España (Adena) y la Confederación Hidrográfica del Duero. En 1975 se anunció un complicado proyecto de reintroducción del águila real.

En este tiempo se han concedido más de 20 premios a trabajos, películas o fotos relativos al Refugio. Ha sido motivo de numerosas publicaciones convencionales y especializadas. Desde el Fondo se contabilizan todas las novedades que se registran, y se organizan censos para analizar la evolución de este espacio.