Unas 300 personas se concentraron en Segovia ante la Subdelegación del Gobierno convocadas por los sindicatos mayoritarios para pedir al Gobierno central que abra un proceso de negociación sobre la reforma laboral y que se apoye en el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y los empresarios, así como en un documento de alternativas al anterior cambio de normativa impulsado por el ejecutivo socialista. La protesta se suma a las convocadas en toda Castilla y León que alcanzaron los 5.800 concentrados que, además, exigieron en el marco de una jornada europea la defensa del empleo y los servicios públicos.

Con pancartas y letreros en contra de la última reforma aprobada por el Gobierno, los manifestantes escucharon a los dirigentes sindicales segovianos Ignacio Velasco (CCOO) y Luz Blanca Cosío (UGT), que leyeron un comunicado mostrando las razones de su protesta y donde convocaron a la manifestación del próximo día 11 de marzo por las calles de Segovia, a pesar de que no ha sido autorizada por el recorrido que ellos pretenden realizar.

Según dijeron a los asistentes, el Gobierno ha mostrado su «desprecio hacia el diálogo y la concertación social». Y alertaron de que la crisis económica está generando “crisis social” con un continuo aumento de las cifras del paro, de quienes han dejado de percibir las prestaciones por desempleo, y de las familias que tienen a todos sus miembros sin trabajo. “Los daños que están causando son dramáticos”, alertaron de que en Segovia hay 12.000 parados y una tercera parte de ellos no recibe ninguna prestación por desempleo.