La Diputación de Segovia sigue estando entre las instituciones que mejor pagan, como lo prueba el hecho de que los proveedores deben de esperar de media 21,15 días para ver liquidadas sus facturas por parte de la institución provincial.

Eso constituye una considerable mejora con respecto al último informe elaborado por el interventor y el tesorero de la Diputación, en conformidad a la Ley por la que se establecen las Medidas de Lucha contra la Morosidad en Operaciones Comerciales. Así, en el segundo trimestre, los proveedores debían esperar a 28,8 días, mientras que en este tercer trimestre solo han tenido que aguardar 21 días, cuando la ley permite hasta treinta para hacer frente a esos pagos.

“Es difícil ser más rápidos”, apunta el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, quien destaca que “tal vez porque estamos acostumbrados a que en esta institución se gestiona bien, no valoramos suficientemente este grado de cumplimiento con los proveedores”.

En el tercer trimestre, la Diputación ha realizado 287 pagos a proveedores por un importe de 505.983 euros. Todos los pagos se realizaron dentro del periodo legal.

En cuanto a otro tipo de abonos de distintas obligaciones, el periodo medio de pago no llega ni tan si quiera a la semana. Es solo de 6,72 días. En el tercer trimestre, la Diputación ha realizado 2.370 abonos de distinto tipo (al que se realiza a los proveedores) por un importe de 3.249.886 euros. Solo en una de esas 2.370 cantidades pagadas, se superó el periodo legal previsto.

Tal y como ponen de manifiesto el tesorero y el interventor, la Diputación no ha tenido que pagar ni un solo euro de interés de demora por estos conceptos. Conforme al informe que han elaborado, no hay ninguna factura registrada con respecto a la que hayan transcurrido más de tres meses sin que se haya reconocido la obligación de pago.

El presidente de la Diputación destaca el buen trabajo realizado por los trabajadores de la institución. “Aunque estamos en una época difícil porque se cierran las cuentas en diciembre, y siempre hay flecos pendientes de pago, no hay ninguna factura pendiente de abonarse y sin registrar”, concluyó.