Un total de 164 alcaldes del PP, 30 del PSOE y 12 de otras formaciones tomaron posesión este sábado de sus cargos en la provincia de Segovia, en la mayoría de cuyos ayuntamientos no se esperaban sorpresas.

Tan sólo en siete municipios se mantenía hasta el último momento la incógnita de qué partido gobernaría al no haber conseguido los candidatos mayorías absolutas en las elecciones del pasado 22 de mayo. En el caso de la capital, el acuerdo entre PSOE e IU se logró el día anterior para hacer que el PP no accediera a la Alcaldía aunque había sido la lista más votada.

El PP, en cambio, se alzó con el gobierno local, como partido más votado, por no haber acuerdos entre los partidos de la oposición en algunas localidades próximas a la ciudad. El caso más llamativo fue el de Palazuelos de Eresma, donde concurrían cinco partidos, y Trescasas, con cuatro listas. Tampoco hubo acuerdos en Torrecaballeros, Turégano y Zarzuela del Monte. Sí lo hubo, como ocurriría en la capital, en Espirdo. En todos los casos se celebraron las sesiones sin incidentes.

Queda pendiente de resolver un municipio, Navas de Oro, ya que el TSJ de Burgos debe decidir sobre la impugnación presentada por el alcalde en funciones, de IU, ante supuestas presiones sobre los votantes por parte del partido ganador de las elecciones, el PP. Esta impugnación ha obligado a retrasar la constitución de la Diputación provincial hasta el próximo mes de julio.

 

Torrecaballeros continuará en manos del PP.

Dos votos nulos de sendos concejales, de los nueve que forman la corporación de Torrecaballeros, dejaron en manos del PP la Alcaldía de la localidad segoviana, que la continuará ostentando Serafín Sanz.

Torrecaballeros era uno de los municipios cuyo resultado se encontraba sin decidir por no alcanzar ninguno de los partidos una mayoría absoluta. El resultado electoral del 22 de mayo dio al PP cuatro concejales, dos al PSOE, y tres a la Agrupación de Electores Independientes.

Durante los días previos al pleno de investidura se mantuvieron negociaciones entre los concejales del PSOE y de AEI para arrebatar la Alcaldía al candidato del PP, Serafín Sanz. Finalmente, en el pleno de investidura, el candidato popular logró los cuatro votos de sus concejales. El del PSOE recibió el apoyo de tres. Y dos de los votos fueron declarados nulos por contener dos votos cada uno, un para el PSOE y otro para AEI, de modo que quedaron invalidados.

Los asistentes al pleno quedaron estupefactos por el resultado ya que no se esperaba ese resultado y quedó en una incógnita si se optó por esa solución de forma expresa o por error de, supuestamente, dos de los tres ediles de la formación independiente.