La noche ha sido larga, e intensa. A partir de las 0,00 horas, la Policía, por orden del Gobierno, pedía a los convocantes de las concentraciones del #15M en Segovia que abandonaran la Plaza del Azoguejo. Muchos siguieron las indicaciones y optaron por abandonar su propósito de pasar la noche allí. Otros, la mayor parte jóvenes, no abandonaron su objetivo y debatieron con los policías que vigilaban haciéndoles ver que la manifestación era pacífica, que nada tenía que ocurrir y que, según el artículo 21 de la Constitución tenían derecho a estar allí. Sin embargo, el comunicado entregado horas antes, por los propios agentes, ponía de manifiesto la prohibición de la Junta Electoral central al mismo.

Poco a poco se fue definiendo la masa de personas que volverían a pasar la noche, sin miedo. Entre los participantes se encontraba un integrante de un partido que concurre a las municipales, quien defendió el derecho a la reunión. De hecho, y para evitar problemas, las reuniones se fueron acotando y los manifestantes se juntaban en corros de ocho o nueve personas, se sentaban en el suelo, y formaban pequeños grupos para evitar que fueran obligados a abandonar la Plaza.

Cuando el reloj marcó la una de la mañana todo estaba normalizado y, a modo de Asamblea, se formó un grupo de debate. Papel en mano, fueron exponiendo sus inquietudes, el porqué de su actividad y el cómo imaginaban su país ideal. «Si una persona es ministro de Sanidad debería ser médico, saber cómo es el trabajo en un Hospital», reclamó una de las asistentes. «¿Por qué hacen lo que quieren con nuestro voto? Nos mienten», denunciaba otra.

La noche fue pasando, algunos se quedaron y otros optaron por abandonar el lugar. Al amanecer, y según puede contemplarse en la foto de twitter colgada por miembros de la organización en Segovia, una treintena de personas dormía junto al Acueducto, nuestro monumento más singular. Ya despiertos, a esta hora, está previsto que realicen ‘talleres’ de papel y que continúen las manifestaciones pacíficas. Las redes sociales son su punto de encuentro con el resto del país. Las protestas continúan.

 

La Confederación de Asociaciones de Vecinos de Castilla y León anima a los ciudadanos a apoyar el movimiento del 15M

La Confederación de Asociaciones de Vecinos de Castilla y León (Cavecal) acordó este sábado, durante una reunión mantenida en Palencia, hacer “un llamamiento a la ciudadanía” para que “se sume” a las movilizaciones que estos días demandan en las calles una ‘democracia real ya’, en consonancia con su “histórica defensa y reivindicación de una democracia participativa del movimiento vecinal”.

En este sentido, desde las asociaciones vecinales siempre se ha reivindicado “una participación ciudadana real, transparencia en la gestión pública y control política de las decisiones en contra de intereses económicos”, tal y como informa en nota de prensa Cavecal, que “no puede hacer otra cosa que respaldar” a “una parte de la ciudadanía” cuando, en una situación de crisis “tan grave” como la actual, decide “dar el paso de expresar su indignación”.

Además, desde el movimiento vecinal se exigió a las administraciones públicas y, especialmente a la Delegación del Gobierno, que “respeten el derecho de reunión y manifestación” de aquellos vecinos que han decidido participar en estas acciones.

Por último, la entidad animó a los vecinos de Castilla y León a participar “de forma serena y sensata” en los debates y actividades organizados, ya que la democracia real “no es una utopía, sino un deseo compartido que debe construirse colectivamente”, añadieron las mismas fuentes.