El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León autorizó hoy la contratación del servicio de lectura e informe de mamografías para mujeres de entre 45 a 69 años. Este servicio, al que se destinarán 2.724.000 euros, forma parte del Programa voluntario de detección precoz del cáncer de mama puesto en marcha en 2004 y que ha realizado ya más de 655.000 pruebas.

Esta actuación permitirá la realización de unas 136.200 pruebas al año, un 11,6 por ciento más que en 2010, ya que “cada vez son más las mujeres que toman conciencia de la importancia de una detección a tiempo como factor esencial para tratar esta enfermedad”, según fuentes del Ejecutivo autonómico.

El portavoz de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, aludió en la rueda de prensa posterior a la reunión al informe presentado ayer por el ex ministro de Sanidad Bernat Soria en el que, entre otras cuestiones, se señala que España tiene un déficit oncológico.

A este respecto, De Santiago-Juárez remarcó que Castilla y León está haciendo un “importante esfuerzo” para prevenir el cáncer, como refleja el que este año se vayan a invertir 7,8 millones de euros en programas voluntarios y gratuitos de prevención y diagnóstico precoz del cáncer, centrados en los de mama, cuello de útero, colorrectal y de carácter hereditario. Estas intervenciones son actuaciones complementarias a la asistencia sanitaria que se presta en los diferentes hospitales de Sacyl como parte de sus carteras de servicios.

Por lo que respecta al cáncer de mama, el portavoz de la Junta explicó que es “un grave problema de salud que afecta a una de cada diez mujeres a lo largo de su vida” y que el objetivo de la Junta es facilitar su detección precoz ya que si se encuentra en fase inicial puede erradicarse hasta en un 80 por ciento de los casos. Con este fin, la Consejería de Sanidad desarrolla desde 2004 actuaciones preventivas del cáncer de mama a través de la detección precoz mediante mamografías ofertadas a una población cercana a las 390.000 mujeres.

Este programa de detección ha registrado un incremento en la solicitud de pruebas debido a que cada vez son más las mujeres concienciadas de la importancia de la prevención y detección temprana. Por este motivo, se prevé que la participación siga aumentando hasta acercarse al 40 por ciento de la población potencial que se puede beneficiar de estas pruebas.

Las mamografías son la mejor prueba de detección precoz existente en la actualidad, ya que gracias a ellas pueden verse hasta el 95 por ciento de los tumores por muy pequeños que sean. Con este nuevo servicio aprobado hoy se conseguirá que la lectura, informe y envío de los resultados de las pruebas a cada unidad mamográfica se remitan por la empresa adjudicataria en un tiempo máximo de diez días. La media actual indica que un 95 por ciento de los informes llega antes del cuarto día.

En 2010 se realizaron 122.041 mamografías de cribado en las quince unidades operativas que hay en Castilla y León. De ellas, 4.763 fueron positivas, un 3,9 por ciento del total, y, por tanto, derivadas a los hospitales de referencia para su estudio y confirmación diagnóstica.

 

Programas de prevención

Por otra parte, entre los programas de prevención del cáncer que se llevarán a cabo en 2011 está el del cáncer de cuello de útero, que aborda un tratamiento preventivo de los tumores ginecológicos a través de distintas acciones valoradas en seis millones de euros, y el Programa de prevención del cáncer colorrectal, iniciado en 2010 con un estudio piloto de base poblacional para incrementar la prevención secundaria de este tipo de tumores y mejorar la detección precoz en la población de riesgo medio garantizando su seguimiento. De este modo se logra reducir la incidencia de cáncer colorrectal, estabilizar la mortalidad por esta causa e incrementar la supervivencia por encima de los cinco años. El estudio piloto se está realizando en el área de influencia del Hospital de Medina del Campo (Valladolid), con una población estimada de 13.245 personas.

Por último, entre las actuaciones previstas en materia de prevención se enmarca también el Programa de consejo genético en cáncer hereditario, referido a los de base heriditaria de mama, ovario y colorrectal, que permiten conocer si una persona con antecedentes familiares puede estar predispuesta genéticamente a padecer este tipo de tumores. Para ello, los médicos pueden solicitar un estudio genético a las tres unidades de consejo genético que proporcionarán asesoramiento a las personas y familiares sobre las medidas que deben adoptar, teniendo en cuenta que con un diagnóstico precoz se disminuye en muchos casos la incidencia del cáncer al poder establecer un tratamiento adecuado.