Los trece vocales de la Unión de Campesinos de Segovia-UCCL en la Cámara Agraria Provincial presentaron hoy su dimisión así como el resto de vocales no electos de la misma candidatura que renunciaron a ocupar el cargo vacante que dejan los dimisionarios. Así lo explicó el presidente de la agrupación agraria, Eduardo Herguedas, quien explicó que la renuncia se debe principalmente a los reducción de un 70 por ciento aprobado por la Consejería de Agricultura en el presupuesto de la Cámara Agraria. 

En este sentido explicaron que la complicada situación económica que arrastran desde el mes de junio, y la posterior sentencia que declaró improcedentes los despidos de seis trabajadores de la Cámara Agraria el 31 de agosto, así como su readmisión e indemnización con 280.000 euros, hicieron incompatible la continuidad de la organización. La decisión, tomada en el último pleno celebrado el dos de mayo fue registrada en la Delegación Territorial de la Junta en Segovia este lunes.

Herguedas criticó el “total desprecio por parte a la Consejería”a la organización que representa y que espera un apoyo económico condicionado por la aprobación de un plan de viabilidad que garantice el cumplimiento de obligaciones en la corporación. Por este motivo exigieron a la Consejería de Agricultura que haga viable su futuro mientras que explicaron que ante la dimisión de más de la mitad de los miembros de la Cámara Agraria, tendrá que ser la propia administración quien haga frente a la situación, a través de su disolución o la formación de una comisión gestora.

Haciendo referencia al borrador de la ley agraria que incide sobre las Cámaras Agrarias y la ley de pastos, Herguedas criticó la sustitución de las Juntas Agropecuarias Locales por otros entes locales que “huelen mucho a Diputación Provincial” y advirtió que se verán afectadas las funciones de gestión de pastos de la Cámara Agraria Provincial.

Para concluir, el presidente de Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, aseguró que “no va a abandonar” ni a agricultores y ganaderos a pesar de su dimisión y que se mantendrá en las Juntas Agropecuarias Locales que “estarán dando la cara” en el momento que existen deficiencias en los servicios que tienen atribuidos la administración.