Un total de 115 profesores asisten a una reunión formativa para completar su formación y poder incorporarse el próximo curso académico como directores de centros educativos de la Comunidad. Así lo explicó el viceconsejero de Educación Escolar, Fernando Sánchez-Pascuala, en este encuentro en el que puso de manifiesto que el sistema educativo de Castilla y León es “más que aceptable” ya que está a la cabeza de España, aunque apuntó la necesidad de seguir trabajando para conseguir estar “con los mejores de Europa”.

En este contexto, el viceconsejero de Educación transmitió a los futuros directores de los centros educativos de la Comunidad que para mantener ese puesto entre los mejores “hay que seguir trabajando todos los días y tener proyectos de innovación en los centros”, tras examinar la realidad de cada uno de ellos para que intenten que “sea el mejor de su pueblo o de su provincia”.

Asimismo, trasladó a los asistentes una de las principales preocupaciones de la Consejería: el fracaso escolar. Por eso, hay que analizar las razones de por qué se produce y tratar de ayudar a los alumnos y “poner remedio”. “Todavía suspenden muchos alumnos y tenemos que conseguir que más alumnos aprueben”, alegó.

También destacó que debe ofrecerse a los estudiantes normales las oportunidades para que puedan alcanzar “sus más altas cotas de desarrollo”. “Ser un centro que trabaja con aquellos alumnos que tienen necesidades y un centro que permite que los alumnos que quieran estudiar puedan desarrollarse y que su límite esté en el que ellos quieran ponerse”, precisó.

Por otra parte, el viceconsejero apuntó la convivencia como otras de las cuestiones que más importantes para la Consejería, “el buen trato entre los alumnos”, el respeto a la autoridad y la disciplina, que es uno de los pilares de la pedagogía moderna. En concreto, indicó que los centros educativos de Castilla y León “tienen que estar basados en la disciplina”.

Por último, se refirió a la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, una incorporación que hay que hacer, describió, “sin prisa pero sin pausa” porque se trata de una competencia que los alumnos tienen incorporada a su vida personal y hay que llevarla a la educación de forma normal.

El curso que realiza este personal docente les habilita para poder presentar un proyecto para dirigir un centro educativo y ser elegidos por la comunidad educativa, para ello, se les proporciona conocimientos sobre normativa de educación y sobre dirección de equipos, entre otras cosas. Cuenta con una parte presencial y otra con actividades on line, así como actos como el de hoy en el que se junta a todos y se les explica el sistema educativo de Castilla y León porque en “futuro más o menos inmediato serán directores de centros” y tendrán que desarrollar una labora que será un orgullo para ellos, pero también es una labor “ingrata” porque es una actividad “muy compleja”.

El viceconsejero matizó que los directores tienen una “labor delicada” porque son representantes de la Administración y tienen que transmitir a sus compañeros y profesores las directrices del trabajo y, a su vez, conseguir un liderazgo y una “admiración por parte de los profesores”.