La ‘Plataforma de Usuarios de La Sepulvedana’ de Segovia y la ‘Plataforma en Defensa del Abono E’ de Ávila continúan con sus reivindicaciones ante la junta de Castilla y León que, aseguran, ” lleva ya un año ignorando la exigencia de segovianos y abulenses de que se firme un nuevo convenio con Madrid que integre a sus provincias en las zonas E1 y E2 del Consorcio Regional de Transportes de Madrid”

El día 19 de septiembre, recuerdan ambas plataformas, “hará un año ya que registramos ante los Servicios Territoriales de Fomento de la Junta de Castilla y León de ambas provincias 9.500 firmas de ciudadanos segovianos y abulenses, exigiendo la sustitución del actual y desfasado ‘Abono Combinado-C2’ por la implantación de los Abonos E1 y E2 del Consorcio Regional de Transportes de Madrid en las provincias de Segovia y Ávila” Para ello, las plataformas solicitaron en su momento la firma de un nuevo convenio de transportes con la Comunidad de Madrid para lo que aseguran solo han recibido “silencio, omisión e inactividad” por parte de la Junta de Castilla y León.

Según confirman los propios usuarios de la Sepulvedana, los Abonos E1 y E2 están en vigor en las provincias castellano-manchegas de Cuenca, Guadalajara y Toledo desde noviembre del año 2000, prestando servicio en 110 municipios diferentes de dicha Comunidad mediante 22 líneas de transporte. Esto supone, según las plataformas “que los segovianos y abulenses llevamos viviendo ya 15 años en una situación de enorme desigualdad y desventaja de derechos en el transporte –diferencia que se va a ver incrementada a partir de octubre– simplemente por vivir en otra comunidad autónoma que, a diferencia de Castilla-La Mancha, no vela por los intereses de sus ciudadanos en algo tan importante como es el desplazamiento diario a sus lugares de trabajo y estudio en Madrid”

Aprecian los usuarios que “la inclusión de las provincias de Segovia y Ávila en las zonas tarifarias E1 y E2 del Consorcio madrileño, a semejanza de la situación que gozan los alcarreños, toledanos y conquenses, supondría para los segovianos y abulenses incontables ventajas” y enumeran hasta siete de ellas entre las que destacan: “la enorme reducción del precio de los abonos mensuales”; “los precios de dichos abonos mensuales serían establecidos y regulados por el propio Consorcio de Transportes madrileño, es decir, por un organismo público dependiente de la Comunidad de Madrid, y no por las empresas”; “a los abonos mensuales existentes habría que añadir la posibilidad de adquirir 15 tipos de abonos más que sí oferta el Consorcio madrileño y que no se ofrecen a los castellanoleoneses”; “los abonos mensuales pasarían a ser un derecho del usuario y no un servicio voluntario prestado por las empresas concesionarias”; “los usuarios tendrían el derecho de viajar a Madrid cuantas veces quisieran en el mismo día, sin restringir la utilización del abono a una única ida y vuelta en el día, como sucede actualmente”; “el usuario podría combinar el autobús con el uso del tren cercanías de Ávila y Segovia, aumentando así enormemente las posibilidades del desplazamiento sin un aumento del coste” y las plataformas consideran que en séptimo lugar: “todas estas ventajas tendrían un impacto directo en algo tan importante como es el freno a la grave despoblación que sufre nuestras provincias”