Javier Monjas nos muestra, en su libro “Segovia contra Segovia”, como la capital afrontó su episodio más turbulento desde las revueltas de las Comunidades.

Un caso único en el país, una revolución de grandes dimensiones provocada por la pérdida del ferrocarril, cuando hasta el momento siempre se producían como consecuencia de la falta de alimentos u otros factores de mera supervivencia física. Ocho semanas de noviembre y diciembre de 1855 en que Segovia se enfrentó a sí misma con una inusitada crudeza contra si misma. Un episodio que fue cuidadosamente ocultado en su época y después cayó en el completo olvido. Un descubrimiento que revoluciona la historia de la Segovia del siglo XIX.