La Fiesta de los Gabarreros de El Espinar (Segovia), declarada de Interés Turístico Regional, inicia mañana su vigésima edición con una exhibición de corta de troncos, música y bailes, en las inmediaciones del madrileño Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, por el hermanamiento que une a ambos municipios situados en ambas vertientes de la Sierra de Guadarrama. Los actos centrales del homenaje al oficio de la Gabarrería se desarrollarán del 9 al 11 de marzo.

El presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) de El Espinar, Juan Andrés Sáiz, explicó que si las condiciones metereológicas lo permiten, mañana sábado, a partir de las 12.00 horas, se desarrollarán en San Lorenzo de Escorial para rememorar que en la construcción de las vigas de su Real Monasterio se utilizó madera de pinos procedentes de los parajes espinariegos de La Garganta del río Moros y Aguas Vertientes, “con la ayuda de los gabarreros de El Espinar”.

La alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, destacó que está es “una edición especial” de esta fiesta con la que se rinde homenaje al oficio de la Gabarrería al alcanzar sus dos décadas de trayectoria. “El germen esta fiesta”, continuó Palomo, fue la publicación, “en 1996”, del libro ‘Los Gabarreros de El Espinar’ de Juan Andrés Sáiz Garrido. Una publicación que ha sido sido “reeditada y mejorada”, según remarcó su hijo, ampliándose de 220 hasta las 400 pagina e incluyendo nuevas fotografías en color y “añadiendo textos, reportajes y artículos de prensa”.

La nueva versión de la obra ‘Los gabarreros de El Espinar’ será presentada mañana, a partir de las 19.30 horas, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de El Espinar. Previamente, serán inauguradas las XX Jornadas Gastronómicas de los Gabarreros, en la que participan los restaurantes El Espino, Siete Picos, Los Jardines de la Brasería, Asador Terpa, La Viña y Volvoreta, con menús especiales entre los 25 y los 30 euros.

Reconocimientos

El sábado 10 de marzo, a las 12.00 horas, tendrá lugar el pregón inaugural que correrá a cargo de las de las dos asociaciones de cortadores del municipio, ADECOES y ‘Los Gabarreros de El Espinar’, que son los encargados de preservar la tradición. A continuación, los cortadores harán una exhibición de corte vertical y de los usos antiguos y modernos en la corta. Las actividades se extenderán durante toda la jornada con el encendido al atardecer del ‘Árbol de fuego’, con la colaboración de los artesanos de Cabañas de Polendos, música y el pincho gabarrero.

Al día siguiente, los asistentes podrán ser testigos del oficio del gabarrero, que era la persona que vivía de la venta de madera de la extracción de la leña muerta del monte. En su recuerdo se hará el desfile de carros y hacheros y el traslado arrastre de pinos con los caballos, desde los pinares hasta la Plaza de la Constitución de El Espinar.

A continuación, los veteranos Petronilo Díez y Ángel Martín serán nombrados Gabarreros de honor’ y el Centro de Iniciativas Turísticas de El Espinar recibirá la distinción del ‘Pino de Plata’. Alicia Palomo aseguró que, en estos 20 años, el CIT ha sido el encargado de “articular” e “impulsar” esta fiesta en “estrecha colaboración con el Ayuntamiento”.

Por su parte, Juan Andrés Sáiz aseguró que “los gabarreros siguen vivos en el corazón y la memoria” de los vecinos de El Espinar. A día de hoy, expuso Sáiz, todavía son muchas las familias que siguen pidiendo los permisos para acceder al monte y extraer la leña muerta, “ya no con el objetivo de venderla” sino “de calentar sus casas”.

La Fiesta de los Gabarreros es una de las señas de identidad de El Espinar y cuenta con la declaración de Interés Turístico Regional. El presupuesto para esta vigésima edición es de 17.000 euros, incluyendo la colaboración de la Diputación de Segovia, a través de Prodestur y del Instituto de la Cultura Tradicional ‘Manuel González Herrero’.

Usos tradicionales

La alcaldesa de El Espinar señaló que el municipio ha logrado a ser Reserva de la Biosfera de la UNESCO y formar parte del Parque Nacional ‘Sierra de Guadarrama’ precisamente gracias a los gabarreros, que son “las primeras referencias del cuidado del monte y de su limpieza”. Los trabajadores de la Gabarrería hacen el trabajo que hoy en día realizan los retenes forestales para la prevención de las plagas y de los incendios.

Alicia Palomo aclaró que los usos y aprovechamientos tradicionales del monte no están en peligro, “ni entran en contradicción”, porque no están sujetos al Plan Rector de Usos y Gestión (PRUG) del Parque Nacional porque sólo afecta a las cotas más altas mientras que el resto del municipio “somos área de influencia”. La alcaldesa de El Espinar sí confirmó que han presentado una alegación al PRUG sobre la regulación de los usos micológicos.