LAS POLÉMICAS ANUALES

Desde la bandera de la Virgen que corona el Acueducto, pasando por los gremios que se quejan de un Titirimundi cada vez más escaso pero no ponen un duro para su desarrollo y propio provecho, hasta el cambio de nombre de calles franquistas por otras denominaciones. Va siendo hora de superarlo, ¿no? Pero hay muchas más. El mamotreto  fantasma llamado CAT que da la bienvenida a la ciudad, algunas casas del centro histórico que se caen a pedazos por las Canonjías, una estación de autobuses a medio gas (en la que por cierto tampoco hay papeleras exteriores) o una del AVE que, si te apuras -por la lejanía-, tienes que encontrar en Madrid ya.

Tenemos buenos mimbres, tenemos una ciudad espectacular, un ambiente envidiable, una gastronomía suculenta, un millón de opciones que explorar. Y vosotros, queridos y admirados “haters”, ¿qué es lo que no soportáis de esta ciudad?