Los operarios de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento han comenzado a colocar las pegatinas de 110 kilómetros por hora sobre las señales de prohibición de más de 120 kilómetros de velocidad en autovías y autopistas, una de las medidas de ahorro energético aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes y que entrará en vigor el 7 de marzo.

Diferentes trabajadores del Servicio de Conservación de Carreteras iniciaron este trabajo en la A-62, en el kilómetro 9, en las proximidades de Burgos capital, donde una vez colocada la pegatina se ha cubierto la señal con un plástico negro que se retirará enla noche del domingo.

Esta medida es transitoria y está relacionada, según aseguró el propio Gobierno central, con la subida de los precios del petróleo a consecuencia de las revueltas en los países árabes, con lo que el Ejecutivo pretende ahorrar combustible. Esto permitirá un ahorro del 15 por ciento en gasolina y del 11 por ciento en gasóleo, una reducción de gasto especialmente importante porque afecta a todos los camiones que se dedican al transporte de mercancías. En toda España, el cambio de pegatinas supondrá un desembolso para el Ministerio de Fomento de 250.000 euros.