¿Alguna vez te ha llegado una factura que no esperabas? ¿Te han cobrado más por una llamada que pensabas que era más barata? ¿Te han hecho pagar una promoción a la que no te habías inscrito? Las empresas de telecomunicaciones  están, cada vez más, en el ojo de mira de los consumidores. Y es que, según FACUA, una de cada tres reclamaciones planteadas ante la organización de consumidores, están relacionadas con abusos o fraudes en el sector de las telecomunicaciones.

En 2010 alcanzaron su máximo histórico, el 32%, cinco puntos más que el año anterior. La empresa más denunciada fue la de Vodafone, con el 37% de los afectados.

 

En segundo lugar, la española Movistar, con el 32% de las consultas y reclamaciones sobre telecomunicaciones. Tras ella, la teleco francesa France Telecom, cuyas marcas Orange y Yacom provocaron el 21%.

La cuarta empresa de telecomunicaciones del balance de FACUA es Ono, con el 6%. Y en quinto lugar, Jazztel, con el 4%.

Entre los principales motivos de las denuncias destacan los incumplimientos de ofertas comerciales, altas en servicios no solicitados, envíos de facturas después de que los usuarios hubieran solicitado la baja o amenazas con penalizaciones abusivas por anular contratos antes de finalizar los compromisos de permanencia, junto al cobro de llamadas no realizadas.

El de las telecomunicaciones es el sector con más reclamaciones desde hace una década, con las únicas excepciones de 2006 y 2002, en los que quedó en segunda posición al producirse el cierre de Fórum y Afinsa y las academias de inglés Opening.

Así, las quejas contra las compañías de telecomunicaciones se elevaron al 31,8% en 2010, el 26,4% en 2009, el 29,8% en 2008, el 23,1% en 2007, el 11,6% en 2006, (año del desmantelamiento de Fórum y Afinsa), el 24,3% en 2005, el 20,6% en 2004, el 12,1% en 2003, el 9,3% en 2002 (año del cierre de Opening), y el 11,7% en 2001. Diez años antes, en 1991, el sector de la telefonía sólo recibía el 2,1% de las denuncias de los consumidores.