El nuevo secretario general del PSCyL-PSOE, Julio Villarrubia, ofreció hoy un partido sólido, fuerte y unido para dotar a la Comunidad de una alternativa y para que los ciudadanos recuperen la confianza en las siglas socialistas y prometió una comisión ejecutiva en la que estén representadas “todas las sensibilidades”.

Con este ideario se dirigió Villarrubia al plenario, visiblemente emocionado, después de recibir el 83,13 por ciento de los votos (276) y el 16,26 por ciento en blanco (54), con otros dos nulos de los 332 emitidos. Sus primeras palabras fueron para enumerar el trabajo, con mayor o menor éxito, de las personas que le han precedido en el cargo y para agradecer a Óscar López, a quien releva, que se mantenga como portavoz del grupo en las Cortes. “Es un caudal político (por López), que vamos a poner en valor para “este proyecto colectivo”, aseveró.

El “empeño en el proyecto colectivo” fue otra de sus apuestas ante el plenario, en una breve intervención, en la que dijo que será mañana cuando “diga más cosas”. Villarrubia comprometió que “todo el que tenga algo que decir” tendrá el cauce en los órganos de gobierno que conforme, por lo que subrayó que contará con “todas las sensibilidades”.

En la recuperación de la confianza en los socialistas, como por la mañana definiera Pérez Rubalcaba, el nuevo secretario general recordó que el PSOE es el partido de los trabajadores, de los jóvenes, de los que luchan contra las injusticias y el que “necesitan millones de personas”. También afirmó que es un partido de gobierno y añadió que “no caben conductas tibias en la oposición”.

Miró el nuevo líder del PSCyL al Gobierno del PP para afirmar que están “obligados a plantar y dar la cara” ante la subida de impuestos, la reforma laboral o unos presupuestos estatales que “ponen en peligro el Estado del Bienestar”. Por todo ello, insistió en el mensaje de que de este congreso debe salir un partido fuerte, unido y sólido, al servicio de la sociedad.

En su breve intervención, insistió en la petición de trabajo a los miembros de su partido, comprometió autonomía y prometió “tolerancia cero” contra conductas que no se atengan a la ética socialista. Así, reclamó generosidad, trabajo, confianza y esfuerzo para luchar por los ciudadanos y solicitó que “todas las energías” sean “para combatir” al Gobierno de la derecha y menos las dirigidas a asuntos internos del partido. “Gracias, y a trabajar”, concluyó.

Villarrubia encara esta tarde los contactos con las delegaciones para cerrar la composición de los órganos de gobierno, que presentará mañana para su votación por los delegados. En la ejecutiva, aparece ya confirmado Julián Simón de la Torre como secretario de Organización, en sustitución del abulense Pedro José Muñoz.

En septiembre de 2008, el entonces diputado por Segovia Óscar López recibió un 96,36 por ciento de los votos de los delegados para su proyecto de cambio, mientras que Villarrubia promete un proyecto colectivo desde un partido fuerte, algo que también reclamó Alfredo Pérez Rubalcaba en la inauguración del XII Congreso, que se cerrará mañana con la elección de los nuevos órganos de gobierno y con la presencia de Patxi López, secretario federal de Relaciones Institucionales y lehendakari vasco.