La formación política UPyD propuso hoy una ordenación territorial para la provincia que agruparía los 209 municipios segovianos en 8 enclaves que supondrán, según sus estimaciones, un ahorro de 32 millones de euros anuales en gastos de personal y servicios. A través de un estudio basado en cuestiones sociales, geográficas, económicas e históricas, las medidas supondrían además la eliminación de la Diputación Provincial, la reestructuración de las 9 Comunidades de Villa y Tierra, para las que no se descarta su posterior desaparición, y la eliminación de las 20 mancomunidades.

La portavoz del grupo municipal, Luciana Miguel acompañada del responsable territorial de redes, Juan Ángel Ruiz, explicaron que a través de este modelo inicial se pretende agrupar a los funcionarios de las diputaciones provinciales en la administración de los ayuntamientos o en la del Gobierno regional, “que ya hace el papel de las diputaciones”. Así, continuaron, se podría optimizar la gestión de los recursos de unas poblaciones que tendrían más de 10.000 habitantes en todos los casos, excepto en el del Real Sitio de San Ildefonso, por sus características especiales.

El modelo propuesto, eliminaría hasta 1.051 concejales en toda la provincia y 201 alcaldes, pasando a ser 136 ediles y 8 regidores municipales. La eliminación de las mancomunidades, a las que en la actualidad se destina 4 millones de euros, y las Comunidades de Villa y Tierra, a las que se destinan 3 millones de euros, según los datos de UPyD, se añadiría a la eliminación de empresas públicas y fundaciones como la Fundación Don Juan de Borbón, que para los magentas podría ir gestionada desde la concejalía de Cultura, así como la Empresa Municipal de Suelo y la Vivienda de Segovia (EVISEGO) o “los restos de Segovia 2016”, a la que criticaron la continuación de personal.

Basado en el libro escrito por Ramón Marcos, ‘El coste del estado autonómico’, el modelo pretende anticiparse a la exigencias que la Unión Europea impondrá al país, según UPyD, respecto a la agrupación de municipios. Según sus representantes en Segovia, se potenciaría además la administración electrónica a través de la figura de los concejales de distrito como ocurre en comunidades uniprovinciales que actuarían “como punto de acceso” entre los ciudadanos y la administración.

Para Luciana Miguel, el proyecto propuesto desde UPyD supone una simplificación de la organización territorial atendiendo a criterios de “eficacia y eficiencia” y aseguró que aunque a pesar de que las fuerzas políticas se muestren de acuerdo a dicha organización “temen la pérdida de poder”. En este sentido, incidió en la necesidad de transparencia y la “capacidad de los ciudadanos de controlar gestión de recursos públicos”. De la misma manera, Juan Ángel Ruiz destacó que “el municipio al estar en el último eslabón y ser el que más conocimiento tiene de su municipio es el que tiene que tener el máximo poder”.

 

Mantener la identidad

La propuesta “que ni mucho menos está cerrada” y que supone mantener en todo caso la identidad y fiestas de cada localidad, compone la agrupación de todas las localidades segovianas en ocho nuevas y cuyas distancias no suponen más de media hora de trayecto para facilitar las tareas administrativas.

Según UPyD el ahorro estaría destinado además a la reducción de la deuda pública eliminando las partidas de inversión en el caso de que la localidad esté endeudada. Ruiz señaló que el modelo, además de gestionar administrativamente, también pretende “limpiar económicamente las poblaciones que hay debido a la mala gestión que se ha llevado”. 

De ellas, la que mayor población tendría es Segovia con un total de 76.922 habitantes entre la capital y 29 localidades como Palazuelos de Eresma, Hontanares de Eresma, Valverde del Majano, Torrecaballeros, y La Lastrilla.

Le sigue Cuéllar, que tendría 18.175 habitantes de 24 localidades como Lastras de Cuéllar, Vallelado o Sanchonuño; Campiña con 14.997 habitantes y 34 pueblos como Abades, Coca, Nava de la Asunción o Santa María la Real de Nieva; y El Espinar con 14.609 habitantes y 13 localidades entre las que se encuentran Villacastín o Marugán.

Tras ellas, se situaría Pinar de Pirón con 13.260 habitantes en total y 26 localidades como Cantimpalos, Carbonero el Mayor, Navalmanzano, Turégano o Fuentepelayo; Duratón con 10.496 habitantes y 41 localidades como Cantalejo, Sepúlveda, Valtiedas o Sacramenia; y Riaza 9.984 habitantes y localidades como Ayllón, Boceguillas, Pedraza o Prádena.

Debido a “la singularidad del Real Sitio de San Ildefonso y su relación singular del suelo y el Patrimonio”, la localidad mantendría su actual población que asciende a 5.702 habitantes.