La Directiva europea de trasplantes se basa en el modelo español y con su aplicación cada año podrían salvarse más de 20.000 vidas, por lo que permitirá acortar las diferencias entre países en donaciones de trasplantes, según la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez.

En el caso de nuestro país, España, con 34,4 donantes por millón de personas, duplica la media de la Unión Europea que está en 18,1 y según el Consejo de Europa unos 60.000 europeos están a la espera de un trasplante.

De esta forma, España impulsa, en este semestre de Presidencia española de la UE, una Directiva europea de trasplantes que permitirá mejorar la calidad y cantidad de esta terapia para más de 500 millones de personas. Así lo asegura la ministra española de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, durante la inauguración de la ‘Conferencia de Madrid sobre donación y trasplante de órganos’, que hoy ha dado comienzo en la capital de España y que se prolongará durante los días 24 y 25. Se trata de un acto de la Presidencia española de la Unión Europea, que cuenta con el apoyo de la Comisión Europea, de la Organización Mundial de la Salud y de la Sociedad Internacional de Trasplante. La Conferencia reúne en Madrid a autoridades sanitarias y expertos de los cinco continentes.

Además de la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, han asistido al acto la consejera en Salud Pública de la Comisión Europea, Isabel de la Mata, el presidente de la Comisión ENVI del Parlamento Europeo, Jo Leinen, el director de tecnologías sanitarias de la OMS, Steffen Groth y el presidente de la Sociedad Internacional de Trasplantes, Jeremy R. Chapman.

La ministra ha destacado que el objetivo de esta conferencia europea es impulsar una estrategia de colaboración entre los miembros de la Unión Europea en materia de donación y trasplante que permita acortar las grandes diferencias que existen en los 27 países de la UE.

Desde hace 18 años, España es el país con mayor tasa de donación del mundo. En 2009, esta tasa alcanzó los 34,4 donantes por millón de personas (p.m.p), lo que duplica la media de la Unión Europea, con 18,1 donantes. Desde que se creó la ONT se han realizado 75.000 trasplantes de órganos sólidos y más de 300.000 de células y tejidos.

 

Estadísticas en la Unión Europea

Según los datos del Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT en colaboración con la OMS, en 2.008 se registraron en Europa un total de 8.946 donantes de personas fallecidas, y 3.113 donantes vivos, lo que permitió realizar 27.809 trasplantes (17.198 de riñón, 6.551 de hígado, 2.011 de corazón, 1.293 de pulmón y 756 de páncreas).

Estas intervenciones permitieron cubrir sólo el 46% de las necesidades de la población. Ese mismo año, alrededor de 60.000 europeos estaban en lista de espera para recibir un trasplante, y de ellos 4.371 murieron sin conseguirlo. Esto supone que cada día 12 europeos fallecen a la espera de un trasplante.

Las autoridades sanitarias europeas son conscientes desde hace tiempo de la necesidad de incrementar la donación de órganos. Dentro de esta búsqueda de soluciones está la decisión adoptada por la Comisión Europea a finales de 2008 de redactar una Directiva Europea sobre Calidad y Seguridad de órganos para trasplante, cuyo objetivo es conseguir que todos los trasplantes que se realicen en la Unión Europea se efectúen con los mismos criterios de calidad y seguridad.

España ha presidido durante siete años la Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa, en la que ha propiciado la elaboración de la mayoría de los documentos y recomendaciones en los que se basa esta Directiva. Además, la Organización Nacional de Trasplantes es centro colaborador de la OMS y su labor ha sido decisiva para la creación del Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes hace ahora 5 años.

La Presidencia española de la UE está impulsando al máximo esta Directiva y su tramitación está muy avanzada tanto en el Consejo como en el Parlamento, por lo que se espera que antes de que finalice este semestre se apruebe en una primera lectura. El Plan de Acción de la Directiva europea de trasplantes se basa en el modelo español, y con su aplicación que permitirá promover la cooperación en materia de donación de órganos entre los países miembros, podrían salvarse más de 20.000 vidas.

¿Qué diferencias podemos encontrar entre países?

Existen grandes diferencias entre los países europeos respecto a la donación y trasplante de órganos. No todos los países cuentan con una legislación que regule estas terapias. Tampoco todos tienen un sistema organizativo y de coordinación, como el español, capaz de incrementar y optimizar al máximo la donación de órganos.

En 2009, según los datos preliminares del Consejo de Europa, el ranking mundial de donación y trasplantes lo sigue encabezando España con 34,4 donantes p.m.p, seguido de Portugal con 31, Bélgica con 26, Francia con 23,2 e Italia con 21,3. Frente a ellos, se encuentran países como Holanda (12,9 donantes p.m.p), Dinamarca (13,9), Alemania (14,5), Inglaterra (15,5) o Irlanda (16,5).

Los datos reflejan que los países del sur de Europa, con un modelo similar al español, como Portugal, Francia, Bélgica o Italia, basado fundamentalmente en la donación de personas fallecidas, son los que mejores resultados tienen. Frente a ellos, se encuentran los países del norte, con tasas inferiores a 20 donantes p.m.p, donde los trasplantes se basan fundamentalmente en la donación de vivo.

 

¿Qué ventajas tendrá esta estrategia?

Trinidad Jiménez ha señalado las ventajas de sumar experiencias y aplicar lo mejor de cada modelo en la mesa redonda sobre “Beneficios nacionales de una estrategia europea común”, en la que ha participado en calidad de moderadora. En ella han intervenido como ponentes la ministra de Sanidad de Portugal, Ana María Teodoro, la secretaria de Estado de Alemania, Annette Wittmann, la vice-secretaria de Estado de Hungría, Melinda Medgyaszai, responsable de Integración Social de Bélgica, Koenraad Vandewoude, y el director Nacional de Trasplantes de Eslovenia, Janez Remskar.

Jiménez, en su intervención, ha destacado que el incremento de las donaciones en Europa requiere acortar distancias entre los modelos de donación de los países del norte – centrados en la donación de vivo – y los del sur, donde impera la donación de órganos de personas fallecidas.

“Si los índices de donación de toda la Unión Europea se acercaran a los países con cifras más elevadas, como España o Portugal, se salvarían al año más de 20.000 vidas. De igual manera, el fomento de la donación de vivo en toda la Unión Europea hasta alcanzar los niveles de los países escandinavos, Reino Unido u Holanda, (con porcentajes de donación de vivo superiores al 34%) permitiría liberar de la diálisis cada año a otras 2000 personas”, ha asegurado la ministra de Sanidad española.

 

¿Y qué pasa con el tráfico de órganos?

Por último, Trinidad Jiménez ha recordado que esta jornada “en clave europea”, sirve de inicio a la Tercera Consulta Global de la OMS en donación y trasplante de órganos, que se prolongará hasta el día 25. La Consulta ha sido organizada conjuntamente por la ONT y la OMS, con el apoyo de la Sociedad Internacional de Trasplantes y supone un reconocimiento mundial a la labor que viene realizando nuestro país en este campo.

En ella, expertos de todo el mundo analizarán distintas fórmulas para lograr la ‘autosuficiencia en donación de órganos’, como mecanismo imprescindible para erradicar el trafico de órganos y el turismo de trasplantes.

Al término de este encuentro de trabajo, la comunidad científica internacional redactará sus conclusiones en un documento que se dará a conocer como la Resolución de Madrid.