Las productoras de ‘Isabel’, ‘Torrente 5’ o de una de las apuestas más fuertes de Antena 3 para la próxima temporada, la serie ‘Sin identidad’, han visitado Segovia en los últimos meses; aunque fue el equipo de un programa documental para la televisión de Taiwán el que más empeño puso en captar sus puntos más emblemáticos. «Hemos hecho en un trimestre bastante más de la mitad que en todo el año pasado, no por cantidad, sino por la importancia de los rodajes», celebra la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, área de la que depende la Film Office.

La oficina municipal de promoción audiovisual comenzó a funcionar hace algo más de cinco años. Se ofrece como enlace para facilitar el trabajo de las productoras, cuyas intenciones van desde el clásico rodaje en el alcázar, la catedral o cualquiera de los rincones del centro histórico hasta la antigua prisión, hoy reconvertida en centro cultural y plató recurrente de toda clase de creaciones para la pequeña y la gran pantalla.

Rosa Portillo es quien se encarga directamente de la Segovia Film Office desde el primer día; e incluso antes, porque ya en 2005 ayudó con los trámites para rodar ‘Los fantasmas de Goya’, aunque no existiera la oficina como tal. Después de todo, tras esta denominación se basta una trabajadora de la oficina de turismo con su correspondiente relevo cuando no está, y una inversión que se limita al pago de las cuotas anuales a la Spain Film Comission y la Association of Film Commissioners International.

A cambio, De Santos valora los beneficios que aporta el gasto directo de quienes vienen a rodar (alojamiento, comida, etcétera), el dinero que se llevan los extras cuando son necesarios y, sobre todo, lo que gana la ciudad en imagen y proyección. Y Portillo destaca que tratan por igual cualquier proyecto, sin importar si proviene de un grupo de universitarios o de directores contrastados como Santiago Segura o Emilio Martínez Lázaro.

 

¿Una moto saltando por el acueducto?

Otra cosa es que se pidan imposibles, como cuando una productora se propuso rodar el salto de una moto entre los arcos superiores del acueducto para anunciar una bebida energética. Ocurrió en 2012 y “han vuelto a intentarlo después”, recuerda la trabajadora de la Film Office en declaraciones a la Agencia Ical. “Hicieron la consulta, que por preguntar no pasa nada. Llamaron e insistieron, incluso nos mostraron el proyecto con las rampas para saltar y aterrizar, pero no podía ser”.

La oficina les propuso que hicieran fotos o tomaran imágenes y, en todo caso, después montaran el salto por ordenador, “pero al final no salió”. “Son cosas que no suelen trascender, pero a veces pasa”, añade De Santos. «Era una propuesta muy golosa porque esta marca basa su publicidad en un anuncio rompedor cada año. La proyección para la ciudad habría sido tremenda, pero es que esto era trivializar el monumento y poner en riesgo su integridad».

Así que en semejantes circunstancias “no hay precio ni retorno que valga”, entre otras cosas porque, además, la Segovia Film Office no cobra a las productoras. La compensación por los servicios prestados se limita a su inclusión en los títulos de crédito; salvo que el rodaje suponga grandes despliegues o cortar calles, en cuyo caso deben pagar la oportuna tasa de ocupación de la vía pública (0,94 euros por metro cuadrado los 100 primeros y 0,46 a partir del 101) y, si es necesario, costear el empleo de personal municipal como Policía, bomberos o trabajadores de limpieza y jardines.

La misma negativa que la bebida energética se llevó una marca de plátanos cuando planteó que un globo despegara desde la plaza del Azoguejo, de nuevo junto al bimilenario monumento romano. El acueducto no se toca, aunque siempre se le puede hacer ‘desaparecer’, como hace algo más de cinco años en un anuncio de la extinta Caja Madrid con una tragedia digital que llevaba al Mesón Cándido a poner el cartel de ‘se vende’.

 

Más de 200 producciones en apenas cinco años

Otros muchos proyectos han salido adelante en los últimos años. Desde 2008 hasta la fecha, Film Office ha prestado apoyo a más de 200 producciones nacionales y extranjeras. Anuncios y documentales para la televisión, reportajes fotográficos, cortometrajes, series, largometrajes…

Entre las series con escenas rodadas en Segovia en este tiempo destacan ‘Gran Reserva’ (2010), ‘Águila Roja’ (2010 y 2011), ‘Aída’ (2011), ‘Cuéntame’ (2013), ‘Toledo’ (2011), ‘Isabel’ (2011 y 2014), la colombiana ‘Cinco a cero’ (2013) o las basadas en las vidas de Mario Conde (2012) e Isabel Pantoja (2012). Y entre los documentales, las productoras de televisiones asiáticas, sobre todo japonesas, son las más habituales y visitan la ciudad cada pocos meses.

Segovia sirvió también de escenario a películas como ‘La daga de Rasputín’ (2009), la coproducción hispano-venezolana ‘El libertador’ (2011), sobre Simón Bolívar; ‘Magical girl’ (2013), con José Sacristán; Torrente 4 (2010) o, este mismo año, ‘Torrente 5’. Productores indios visitaron de nuevo la ciudad el pasado mes de febrero, aunque de momento no han confirmado que vayan a volver a rodar, como ya hicieran en 2012 con la bollywoodiense ‘Spanish masala’: “El alcázar les encanta, y también la vista desde la Fuencisla”, apunta Portillo.

Y este año, aparte de ‘Torrente 5’ y ‘Sin Identidad’ (en ambos casos en la antigua cárcel) o ‘Isabel’ (con casi 200 extras en el enlosado de la catedral), la Film Office ha facilitado los trámites para el rodaje de un anuncio de Hyundai (el 11 de abril en los jardines de San Juan de los Caballeros y la plaza Mayor). También ha hecho lo propio para que la plaza del Azoguejo acoja el día 22 la grabación de una prueba del programa de TVE ‘Masterchef’, en la que los concursantes elaborarán repostería tradicional de conventos con un centenar de monjas como jurado.

En resumen, películas, documentales, series, anuncios, concursos y todo tipo de creaciones audiovisuales para enriquecer el guión de una ciudad cuyo idilio con los focos y las claquetas no deja de reescribirse.