San Juan de los Caballeros acogerá mañana miércoles, 27 de julio, a las 20:00 horas, un recorrido musical compuesto por importantes obras de compositores rusos y españoles, como los ciclos ‘Canciones y Danzas de la Muerte de M. Mussorgsky’ o ‘Canciones Negras de X. Montsalvatge’, junto a obras maestras de la literatura pianística como la ‘Sonata nº2’ de S. Rachmáninov o una selección de piezas de Iberia de I. Albéniz. También es un homenaje a Federico García Lorca en el 75 aniversario de su muerte, por lo que los artistas han introducido canciones de Lorca musicadas por García Abril, Miquel Ortega, S. Revueltas o Paul Bowles, entre otros.

El espectáculo correrá a cargo de Ana Häsler, hija del pintor suizo Rudolf Häsler y formada con Teresa Berganza, que es una de las nuevas voces de mayor proyección en el panorama del canto lírico europeo, y estará acompañada por Enrique Bernaldo de Quirós, heredero de la mejor tradición pianística rusa a través de su maestra Galina Eguiazárovano. Bernaldo de Quirós destaca al piano por su elegancia y técnica. No en vano es uno de los pianistas más destacados de su generación a nivel internacional. El concierto, además, es una muestra de la financiación a través de microcréditos gracias a la Fundación Magdala.

Asimismo, a las 22.30 horas en el Alcázar, los Solistas de San Petersburgo, una orquesta de cámara fundada en 1987 por su director y primer violín, Mijail Gantvarg (Premio Paganini y Artista Emérito de Rusia) e integrada por quince instrumentistas de cuerda premiados en competiciones nacionales e internacionales, interpretará obras de Haydn, Rossini, Mozart, Händel, Shostakovich.

Los Solistas de San Petersburgo han ofrecido conciertos en las más importantes salas y, desde su creación, han realizado giras en los cinco continentes, obteniendo siempre una alta valoración de sus interpretaciones. Sus grabaciones digitales están presentes en el mercado internacional y son difundidas, a menudo, por los programas de radio y televisión. Su principal objetivo es la preservación y desarrollo de la famosa tradición musical de San Petersburgo, la cual ha conseguido un estilo único e individual, continuando los pasos de los mejores artistas, como Leopold Auer, Yuri Eidlin y Mijail Waiman. Su sonido es brillante, precisa su interpretación y llena de virtuosismo.