La Guardia Civil busca, con la colaboración de decenas de voluntarios, a un hombre de Sepúlveda que permanece desde la tarde de ayer en paradero desconocido. La familia de Antonio Calleja, de 63 años y con deficiencia psíquica, denunció ayer su desaparición y los agentes iniciaron la búsqueda de inmediato, cada hora que pasa con más vecinos que se suman a las batidas y hoy ya también con la ayuda de un perro del Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (Greim) de Riaza. 

Antonio Calleja, ‘Toño’, es delgado, mide 1,76 y la última vez que fue visto llevaba una camisa de cuadros azul y un pantalón azul marino. La propia Guardia Civil, que ya ha ampliado el radio de búsqueda a los alrededores de Sepúlveda, se ha encargado de organizar a los voluntarios en grupos y aconseja a los vecinos del municipio que busquen en cualquier casa, local o garaje donde pudiera haberse resguardado.