El sector de Enseñanza de UGT Castilla y León saluda el acuerdo en la Conferencia Sectorial de Educación para el inicio del próximo curso, pero pide a la Junta que se refuerce la plantilla de docentes ante la reducción de ratio de alumnos por aula y para abordar las necesidades educativas.

Según explica en un comunicado, las medidas que se plantean parecen “razonables”, aunque UGT insiste en que las cuestiones que son de tipo sanitario, seguridad en el trabajo y prevención de riesgos laborales deben ser consensuadas con los agentes sociales y contar con un presupuesto propio para poder ser implementadas en los centros.

Para la formación, no debe ser el personal docente quien sea referente para el Covid-19, sino que se debe incorporar personal sanitario para coordinarse y colaborar con los equipos directivos y el Consejo Escolar.

En este sentido, lamenta que hace tres años UGT presentó a la Consejería de Educación de Castilla y León un plan para dotar de “enfermería escolar” a los centros educativos, sin que se haya puesto en marcha, y dada la situación vivida, es “más necesario que nunca retomarlo”.

Por otro lado, UGT considera que la reducción de ratios y/o agrupamientos flexibles exige adecuación de espacios y reforzamiento de las plantillas docentes y plantea como criterios reducir la jornada lectiva actual, completar las jornadas a tiempo parcial o revisar qué otro tipo de necesidades se puedan dar.

En relación a los 2.000 millones de euros que el Gobierno ha anunciado que destinará a Educación, considera que deben completarse con un esfuerzo presupuestario por parte de la Junta de Castilla y León, además de añadir fondos que provengan de la UE.

Desde UGT, se exige que el presupuesto destinado a Educación se invierta en Educación y no se destine a fines no educativos, que es lo que “estos días ha venido sugiriendo alguna comunidad autónoma y nos tememos que también pueda ocurrir en la nuestra”.