El secretario general de la Policía Nacional de la Unión Federal de la Policía (UFP), Javier Arrillaga, ha criticado en Segovia los proyectos pilotos que se están llevando a cabo en 21 centros penitenciarios de toda España para la implantación de la seguridad privada mientras que en otros casos o eventos privados como la Liga de Fútbol Profesional (LFP) se atribuye a los policías las competencias de seguridad pública sin pagar un canon.

“No estamos de acuerdo en el copago de la seguridad pero sí, al igual que la Vuelta Ciclista a España que paga un canon, podría pasar con la Liga de Fútbol Profesional”, manifestó. Arrillaga abogó por establecer un canon a la celebración deportiva para la que sí se solicitan los servicios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y lamentó que se estudie la privatización en los centros penitenciarios porque “no se puede privatizar esas cuestiones”.

En el mismo sentido, se manifestó el secretario de FSP-UGT de Segovia, Miguel Ángel Mateo Núñez, quien aseguró que el centros piloto en Castilla y León es el de Topas en Salamanca y el “semipiloto” en León. Además, Mateo advirtió que los planes del Ejecutivo central contemplan una “privatización en la seguridad exterior e interior de las prisiones” que podría reducir la plantilla de las prisiones en torno a un 20 o 30 por ciento en lo que se refiere a personal de las torres de vigilancia o seguridad y apertura de módulos.

“Es una cuestión esencial dar un servicio público de las vigilancias en los centros penitenciarios”, señaló el máximo representante del sindicato policial en España quien además lamentó que el nivel de reposición de los efectivos policiales jubilados “no es el adecuado”. En este sentido apuntó que las bajas por jubilación se producen con carácter mensual mientras que los concursos generales de méritos a través de los que las comisarías incrementan sus efectivos, se producen una vez al año. “Están saliendo muchos más funcionarios que están entrando”, aseguró.

Arrillaga lamentó además los recortes sufridos y exigió que se reconozca su labor “por la vía de la singularización”. Jornadas prolongadas más allá de las 15:00 horas, fines de semana, turnos de noche y festivos sirvieron como ejemplo al representante de UFP para incidir en que “se merecen un reconocimiento”. Además, también aseguró que las nuevas normativas como la uniformidad en el saludo serán recurridas a la autoridad judicial al considerar que no son necesarias puesto que “tal y como funciona el Cuerpo Nacional de Policía en su organización interna está bien estructurados”.

 

Falta de coordinación en Segovia

La visita del secretario general de la Policía Nacional de la UFP sirvió además para presentar al representante sindical en la provincia de Segovia, Álvaro Hernández. Ambos lamentaron la “falta de coordinación” en la Comisaría Provincial de Segovia, encargada de la seguridad exterior en el Centro Penitenciario de Perogordo.

Señalando la falta de coordinadores de servicios cuyas funciones atribuyeron a escalas medias como la Escala de Subinspección o la Escala Ejecutiva, los representantes sindicales denunciaron que en Segovia estos puestos están siendo ocupados por policías u oficiales “que tienen otras funciones completamente distintas”.

En su opinión, la falta de ese personal que debería coordinar las distintas unidades del Cuerpo Nacional de Policía como las ramas de Seguridad Ciudadana, de Extranjería o Policía Científica, aboca al servicio a la “improvisación” no admitida en este tipo de trabajos. Así, señalaron que en un centro penitenciario que cuenta con 400 internos no es posible que “se eche mano” de un oficial o policía ante necesidades operativas.