Las fuertes tormentas de lluvia y pedrisco de los últimos días han supuesto un nuevo varapalo para los cultivos de distintas localidades de Castilla y León, principalmente afectadas están las provincias de Zamora, Salamanca, Soria, Segovia, Burgos y Valladolid.

Los cultivos que más han sufrido han sido los cereales, el girasol así como otros cultivos de regadío, que se encuentran en un momento crítico de su ciclo vegetativo y en los que cualquier daño afecta de una forma muy importante a su rendimiento posterior.

UCCL, solicita una reunión urgente con la Consejería de Agricultura y Ganadería para poder evaluar y valorar los daños causados en los cultivos, tanto por las últimas tormentas como por la sequía anterior. Esta Organización considera que se debe llevar a cabo una rápida y seria evaluación de los daños reales producidos y poner en marcha, si la gravedad de la situación lo aconseja, medidas para paliar los perjuicios generados a los agricultores afectados.

Así mismo, en la reunión de la Comisión Territorial de Seguros Agrarios de Castilla y León, de la que la Unión de Campesinos de Castilla y León forma parte, que tendrá lugar el próximo día 17 de julio, esperan poder analizar el grado de aseguramiento, siniestralidad y problemática específica de esta campaña agrícola, a la vez que aprovecharán para elevar la propuesta de incremento de rendimiento de determinados cultivos asegurables que están muy por debajo de la realidad.