La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y el director y creador de Titirimundi, Julio Michel, firmaron un convenio por el que el Ayuntamiento cede temporalmente al festival de títeres dos despachos y un espacio compartido como almacén en la antigua cárcel de Segovia. El cambio de sede ya se ha producido, de manera que la sociedad que sostiene el certamen podrá ahorrarse el alquiler que venía pagando por el local anterior.

“Se trata de facilitar las cosas al festival, que en unos momentos complejos en lo económico puede evitar los gastos de alquiler de oficinas utilizando dependencias municipales, para que esto redunde en una mejor programación”, valoró Luquero en declaraciones recogidas por Ical durante la firma del acuerdo. “Ha sido una cesión providencial, porque económicamente no podíamos sostener el alquiler de unas oficinas durante todo el año, afectaba gravemente al propio programa del festival”, reconoció Michel.

De esta manera, Titirimundi Festival S. L. desarrollará en dependencias municipales (en la segunda planta de la antigua prisión) el trabajo diario de gestión y organización de los eventos culturales que lleva a cabo durante todo el año: actividades de carácter formativo y teatral relacionadas con el mundo del títere, las artes plásticas y las escénicas. Y por supuesto, el certamen de referencia que celebra cada mes de mayo y que este año (del 14 al 18) alcanza su vigésimo octava edición.

Por otro lado, el Ayuntamiento ya firmó en febrero otro convenio con Titirimundi por el que concede una subvención de 100.000 euros por ejercicio para las ediciones del festival de 2014 y 2015, prorrogable por dos más. Además, Titirimundi Festival S. L, por su parte, colaborará con las programaciones culturales que lleva a cabo el Ayuntamiento en distintos momentos del año, como las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro, la Noche de Luna Llena o la programación de Navidad.