El director del Titirimundi, Julio Michel, presentó hoy la XXVI edición del festival, que este año contará con un total de 376 actuaciones, de las que 251 se celebrarán en la capital segoviana. Según destacó Michel, la presente edición “sorteará la crisis con imaginación y creatividad pero sin dejar de lado la calidad” con un presupuesto que ronda los 300.000 euros, unos 50.000 euros menos que en 2010.

Durante la presentación del festival a los medios de comunicación, en el Hotel Las Sirenas, Michel estuvo acompañado por el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes; el director general de Políticas Culturales de la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, José Ramón Alonso; por Crispín Morales y Malaquías del Pozo, representantes de Bankia y Caja Segovia, respectivamente, patrocinadores del evento.

Este “balcón a las culturas del mundo a través de la mirada de los titiriteros”, como definió al festival el director de Titirimundi, Julio Michel, contará en la presente edición con la destacada presencia del teatro de títeres contemporáneo francés porque, según explicó Michel, “Francia es el centro de la creación contemporánea”. En este sentido, señaló la presencia de hasta seis compañías francesas entre las que destacó La Pendue, que será la encargada de cerrar el festival.

Michel quiso hacer especial hincapié en la presencia de espectáculos unipersonales, que ahorran en actores sin dejar de lado la calidad, y actuaciones como la de la compañía chilena Cinemateatro, quien será la encargada de abrir el festival en el Teatro Juan Bravo de Segovia; de la belga Karyatides; así como el estreno mundial del espectáculo de la compañía Hugo e Inés. Además, hubo especial mención a la participación de las 16 compañías españolas “que tienen mucho que decir y que mostrarnos”. De éstas últimas, el director de Ttitirimundi resaltó la presencia de las compañías catalanas gracias a la Fundación Ramón Llull.

Segovia volverá un año más a convertirse en “la capital mundial de los títeres”, como señaló hoy el director de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, José Ramón Alonso, de la mano de las 34 compañías que participarán en las funciones programadas. Además de los 29 espacios de la capital segoviana, Titirimundi ofrecerá hasta 77 actuaciones más en el resto de la Comunidad, a través de la Red de Teatros de Castilla y León en Ávila, Burgos, La Bañeza (León), León, Sabero (León), Salamanca, Valladolid y Zamora; además de Navarra y Madrid, ésta última en colaboración con el Centro Dramático Nacional, el Ayuntamiento de la capital y el Corral de Alcalá de Henares.

Alonso, resaltó el apoyo que la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta a un festival que “ha sabido comunicar a lo largo de su extensa vida la riqueza y pluralidad cultural como ningún otro evento a nivel nacional ha conseguido transmitir”. Preguntado por los periodistas, el responsable de Políticas Culturales, señaló la inversión de 65.000 euros de manera directa para la organización, además de otros gastos indirectos entre los que se encuentran 34.900 euros a través de la Red de Teatros de Castilla y León, 64.000 euros en subvenciones a entidades locales; y 12.000 a través del Patrocinio de Tierra de Sabor.

Por su parte, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, recordó el convenio que Titirimundi suscribió el Ayuntamiento de la capital, por el que el consistorio aporta cada año 100.000 euros, “una cantidad que permite la estabilidad presupuestaria del festival (…) y que convierten al Ayuntamiento como principal patrocinador”. Además, Titirimundi cuenta con el apoyo logístico necesario por parte del consistorio quien cede espacios públicos o personal de la concejalía de Cultura, entre otros aspectos. En este sentido, el regidor municipal habló de una “inversión para la ciudad” y no de gastos, e hizo especial hincapié en el apoyo de la institución a esta cita “que ilumina cara de niños y mayores”.

Arahuetes añadió además, que el festival cuenta con la Medalla de la ciudad de Segovia el mérito cultural “porque es un festival que no solo apuesta por la cultura sino que apuesta por desarrollo económico cultural de esta ciudad”.

Por su parte, los representantes de Bankia y la Obra Social y Cultural de Caja Segovia, Crispín Morales y Malaquías del Pozo, respectivamente, mostraron su apoyo a la iniciativa como patrocinadores. Ambos coincidieron en señalar la aportación de fondos desde sus respectivas entidades a “aquellos eventos como Titirimundi que promueven, además del beneficio de la cultura, el tema de lo económico”, aseveró Del Pozo para citar el carácter de generador de riqueza del festival.

El festival, que por el momento espera la aprobación de los 24.000 euros destinados desde el Ministerio de Cultura para la celebración de esta edición, aumentó el precio de la entrada a los patios a dos euros. Michel señaló que este importe estará destinado a cubrir los gastos de los más de cien voluntarios que participarán en la organización.