Tierra de Sabor es una marca que se ha consolidado en la mente del consumidor y que está consiguiendo que los productos de nuestra comunidad se encuentren cada vez en más comercios. La consejera de Agricultura de la Junta, Silvia Clemente, ha dest acado que más de 570 empresas agroalimentarias de la región han solicitado o están autorizadas para el uso de la marca Tierra de Sabor, lo que supone que el 18 por ciento de las 3.200 que operan en Castilla y León “quiere estar bajo esta enseña de Comunidad”. Unas cifras que ya superan sus previsiones sobre una marca que constituye, dijo, “la primera acción que consigue generar un efecto bandera de Castilla y León”, ya que todas las provincias “se sienten dentro” de esta marca “de territorio”.

Clemente, que ha inaugurado junto al consejero delegado del Grupo El Árbol, Juan Pascual, la primera tienda con la nueva imagen de la cadena en la localidad vallisoletana de La Cistérniga, insiste en que Tierra de Sabor pretende avanzar en el objetivo de crecimiento de la industria agroalimentaria regional, que absorbe el diez por ciento de la producción sectorial española, con más de 9.000 millones de facturación al año. Se congratula del éxito del marchamo que, según un informe de la consultora Nielsen, ya es conocido por el 60 por ciento de los consumidores españoles, y por el 98 por ciento de los castellanos y leoneses.

En este contexto, ensalza a El Árbol, como fiel reflejo de una apuesta por los proveedores de la Comunidad, ya que trabaja con 225 de los mismos, y en un año, tras subirse al carro de Tierra de Sabor, tras firmar un convenio con la Junta, pasó de consumir 100 millones de euros en productos de Castilla y León, a 123. Clemente recuerda que El Árbol fue en 2008, el primer grupo con el que se suscribió el acuerdo para potenciar a los proveedores locales. Una “apuesta estratégica” que están desarrollando todos los grandes distribuidores comerciales de Europa, ya que el consumidor quiere conocer los productos y su trazabilidad, explicó, y eso “sólo lo garantiza lo local y la marca Tierra de Sabor”, dijo.

Silvia Clemente también se congratuló de la apuesta de El Árbol por la “innovación” y la “modernidad”, ya que “cualquier empresa debe apostar permanentemente por dar respuesta a la demanda de los consumidores”. Aseveró que la apuesta de El Árbol supone un “acierto”, que beneficia a Castilla y León como “fuente de ingresos y riqueza”, ya que la Comunidad está presente en su accionariado a través de Madrigal.