Primero fue el bolardo y ahora será una cámara la que vele por la peatonalización de la Plaza Mayor. El alcalde, Pedro Arahuetes, ha confirmado que a partir del 1 de abril se sancionará a todos los coches que sean grabados por la cámara de vigilancia y carezcan del permiso oportuno. Aunque no ha confirmado desde cuando, la cámara ya se encuentra en pruebas y aquellos coches que pasen por la zona estarán siendo grabados.

 

Arahuetes ha explicado que los residentes no tendrán ningún problema, tampoco los huéspedes de los hoteles que se alojen en el centro. El listado lo podrán facilitar los hoteles antes o después, así como aquellas personas que, por motivos justifiacdos, tengan que acceder a la zona.