El presidente del Partido Popular de Segovia Francisco Vázquez, se ha mostrado preocupado por las declaraciones del ministro de Fomento, José Blanco, en las que afirmaba que anulará o suspenderá obras públicas en ejecución, en otras retrasará su finalización, y las nuevas licitaciones quedarán aplazadas. «Y como resultado del recorte de Blanco las actuaciones que sigan adelante, tanto en carreteras como en ferrocarriles, sufrirán un retraso medio de al menos un año en los plazos de ejecución», ha explicado Vázquez.

Pero el parlamentario popular sobre todo se ha mostrado preocupado por los proyectos de la provincia de Segovia, que en su día los socialistas segovianos se comprometieron a realizar y que después de años en el Gobierno y con lo anunciado por José Blanco «es imposible que se vayan a realizar».

Entre estos proyectos, se preguntan qué ocurrirá con el cierre y desdoblamiento de la SG-20 o con el desdoblamiento de la N-110, entre Segovia y Santo Tomé del Puerto, proyectos para los que los populares solicitaban al Gobierno 17 millones de euros.

Según ha afirmado Francisco Vázquez «esta reducción del presupuesto de Fomento para infraestructuras también va a influir negativamente en el acondicionamiento de la Travesía de San Rafael, que tantos quebraderos de cabeza ha despertado entre los vecinos, así como a la supresión o reducción del peaje de la AP-61, que tantas veces han prometido los socialistas segovianos y que como todas las cosas que prometen se ha quedado en eso, promesas».

El Gobierno socialista asegura ahora que no tiene los 6.000 millones de euros que prometió a las Comunidades Autónomas para obras públicas, «pero sí tiene dinero para prestar a Grecia 10.000 millones, para suprimir la publicidad y privatizar la programación en TVE, para pagar traducciones en el Senado, subvencionar a los sindicatos, mantener un 24% más de altos cargos, cerrar Garoña o mantener las tres vicepresidencias y los ministerios inútiles». En este sentido ha subrayado que «los socialistas nos demuestran otra vez que no tienen palabra y que sólo actúan por impulsos, de un plumazo eliminan los compromisos con las Comunidades Autónomas».