Segovia perdió 80 autónomos en los nueve primeros meses del año. El dato contrasta con la pérdida que Castilla y León de 1.249 autónomos, ya que contabilizó 20.207 altas en el RETA frete a 21.456 bajas. Un informe de ATA constata esta pérdida de autónomos, pese a que el número de altas se elevó en la Comunidad un 11,3 por ciento entre enero y septiembre, frente a una subida en las bajas de afiliación del 3,2 por ciento. Las altas en España (411.377) se elevaron un 9,6 por ciento, y las bajas (424.429), un 2,5 por ciento, con el resultado de la pérdida de 13.052 trabajadores por cuenta propia.

Todas las provincias de la Comunidad registraron pérdidas por lo que el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, destacó que “a pesar de que las nuevas altas de emprendedores han aumentado a lo largo de los nueve primeros meses del año, con respecto a 2010, no han logrado superar al elevado número de bajas producidas en lo que llevamos de año, continuando la sangría de trabajadores autónomos y recrudeciéndose la situación en comparación a 2010”.

Amor incidió en que “a pesar del cada día mayor número de valientes que optan por poner en marcha su propio negocio, hasta que no se ponga freno al ‘Triángulo de las Bermudas’ en el que se encuentra el tejido productivo (la constante caída de la demanda, la falta de crédito y la morosidad galopante) continuarán aumentando las bajas de autónomos, hundiéndose sus actividades y enviando a miles de trabajadores al desempleo”.

Por último, expresó que “si no ponemos todo el esfuerzo en mantener el tejido productivo existente y logramos frenar el alto índice de bajas, por mucho que crezcan las altas, será muy difícil tener un crecimiento estable y duradero en el tiempo del número de autónomos”. “España necesita emprendedores, pero también necesita que se desarrollen las medidas adecuadas que permitan mantener las actividades y negocios de los autónomos ya constituidos, importantes generadores de empleo y riqueza”, resumió.