El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Segovia aumentó en los últimos doce meses un 3,7% en Segovia, siendo así la provincia de Castilla y León en la que más aumento experimentó seguida por Leon, Burgos y Ávila con un 3,6%; Zamora 3,5%; Soria y Valladolid, un 3,3%; en Palencia un 3,2% y el aumento de un 3,1% en Salamanca.

Por lo que respecta a la evolución de la inflación en las nueve provincias de Castilla y León, en términos mensuales el IPC bajó en todas excepto en Salamanca, donde se mantuvo. El mayor descenso se registró en Ávila, León, Valladolid y Zamora, con un 0,2 por ciento menos, mientras que se redujeron un 0,1 por ciento en Burgos, Palencia, Segovia y Soria.

En cuanto a los datos registrados en lo que va de año, el IPC también se ha elevado en las nueve provincias, aunque en menor porcentaje. Las provincias donde más se incrementó fueron Burgos y Segovia, con un 1,4 por ciento más, seguidas por León y Valladolid, con un 1,3 por ciento más. A continuación se situó León (1,3 por ciento), Ávila (1,2 por ciento) y Zamora (0,9 por ciento), mientras que la lista la cerraron Palencia, Salamanca y Soria, con una subida del 0,8 por cien

El Índice de Precios de Consumo (IPC) descendió, en conjunto, un 0,1 por ciento en Castilla y León el pasado mes de junio respecto a mayo, el mismo porcentaje que en España, con lo que la tasa interanual se situó en la Comunidad en el 3,4 por ciento, por encima del 3,2 por ciento de la media nacional, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La inflación bajó el mes pasado en todas las comunidades autónomas.

En términos mensuales, en junio la bajada de los precios en la región estuvo encabezada por el 5 por ciento de abaratamiento registrado por las bebidas alcohólicas y el tabaco, mientras que también descendieron, aunque en menor medida, el vestido y el calzado (0,7 por ciento menos), el transporte (0,2 por ciento menos) y la vivienda (0,1 por ciento menos). Por su parte, los alimentos y bebidas no alcohólicas, las comunicaciones y la enseñanza se mantuvieron sin cambios respecto a mayo.

En el lado contrario se situaron los hoteles, cafés y restaurantes, con un incremento de los precios del 0,6 por ciento; el ocio y la cultura, con un 0,4 por ciento más; el menaje y la medicina, ambos con una subida del 0,1 por ciento, y el grupo de otros, con un 0,2 por ciento más.

En términos interanuales, se registró un encarecimiento de todos los grupos de productos, excepto del ocio y la cultura, que disminuyó un 0,9 por ciento, y de la medicina, con un 0,2 por ciento menos. La vivienda fue la que sufrió una mayor subida de los precios, con un 9,5 por ciento más en los últimos doce meses, seguida por el transporte, con un 7,7 por ciento más.

A continuación se situaron las bebidas alcohólicas y el tabaco (4,1 por ciento más), el grupo de otros (3,2 por ciento), la enseñanza (2,8 por ciento), los alimentos y bebidas no alcohólicas (2,3 por ciento), los hoteles, cafés y restaurantes (1,8 por ciento), el menaje (1,2 por ciento), el vestido y el calzado (0,4 por ciento) y las comunicaciones (0,3 por ciento).

Por su parte, en lo que va de 2011 sólo han bajado los costes del vestido y el calzado, con un abaratamiento del 4,5 por ciento; las bebidas alcohólicas y el tabaco, con un 2,5 por ciento menos, y el ocio y la cultura, con un 1,1 por ciento menos. Mientras, las comunicaciones permanecieron estables.

En cuanto a las subidas, están lideradas por la vivienda (5,3 por ciento más), seguida por el transporte (3,7 por ciento), el grupo de otros (2,2), los hoteles, cafés y restaurantes (1,2 por ciento), los alimentos y bebidas no alcohólicas (0,7 por ciento), el menaje (0,7 por ciento), la medicina (0,2 por ciento) y la enseñanza (0,1 por ciento).