La ciudad de Segovia inauguró este viernes el primer jardín que se dedica a la memoria del escritor Miguel Delibes, fallecido el pasado mes de marzo, en un acto emotivo al que acudió la hija del escritor, Camino Delibes.

El nuevo espacio se encuentra junto a la muralla de la ciudad, que ha sido recuperado por el Ayuntamiento de Segovia tras una inversión de 210.000 euros aportadas también por la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Cultura. “Se trata de uno de los lugares desde el que mejor se puede contemplar la belleza del paisaje segoviano además de destilar paz y tranquilidad, una imagen y ambiente logrado tras meses de obras”, señaló el alcalde, Pedro Arahuetes.

Por su parte, la hija menor del escritor, Camino Delibes, agradeció el homenaje y señaló que se trata del primer jardín que le rinde homenaje. “Muchas son las calles y centros culturales que lucen sus rótulos el nombre de Miguel Delibes, pero creo que es la primera vez que se dedica un jardín”. Además, recordó que aunque vivía en la ciudad buscaba el abrigo de los jardines municipales para pasar sus mejores ratos o para disfrutar de la lectura.

El acto comenzó con la bendición del recinto a cargo del obispo de Segovia, Ángel Rubio Castro, y finalizó con el descubrimiento de un hito de piedra caliza en el que figura la nueva denominación del jardín.

Los trabajos de recuperación se han ejecutado en dos fases. En primer lugar se desescombró y limpió la finca. En la segunda fase, que comenzó en junio de 2009, se procedió al ajardinamiento y ejecución de bancales y la colocación de luminarias. Se demolió el viejo cerramiento de más de cien metros de longitud que ocultaba las vistas del Valle del Eresma, consolidando los muros originales y reconstruyéndolo, en zonas puntuales, con muros de contención de hormigón.

En los muros del Paseo del Obispo se han plantado trepadoras, hiedras y parras virgen; y en los taludes y terrazas árboles como cipreses, nogales y almendros, así como arbustos dispuestos en bosquetes (durillos, rosas silvestres, celindas, vides y saucos). También se ha intervenido en la muralla, en concreto en la Puerta de San Andrés y adarve donde la vegetación estaba enraizada en las juntas de mampuestos provocando su desprendimiento. Se ha eliminado esa vegetación, consolidado la piedra caliza y limpiado el ladrillo en los merlones.

La inversión total alcanza los 210.000 euros aportados por el Ministerio de Cultura (110.000 euros), el Ayuntamiento de Segovia y la Junta de Castilla y León (50.000 euros cada uno).