La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Segovia, Ana Peñalosa, señaló que, entre enero y junio, se concedieron 231 ayudas de emergencia social con un importe de 195.245 euros, agotando la partida prevista pero anunció que del fondo social extraordinario se ha hecho una modificación presupuestaria de generación de crédito para seguir dando respuesta a las necesidades de apoyo a través de estas ayudas de emergencia.

De las 231 ayudas de emergencia social concedidas, el 71 por ciento fue para el pago del alquiler y cuotas hipotecarias; un 10 por ciento en alimentación; el seis por ciento en suministros en la vivienda y un 13 por ciento en otros conceptos como alojamiento, compra de gafas y contratación de cuidador, éste último concepto fue incluido como consecuencia de la pandemia. El Ayuntamiento destinó cerca de 200.000 euros para estas ayudas que solían tener una media entre 10 y 11 peticiones al mes y que en plena pandemia y estado de alarma, superó el centenar.

En estos meses, en el albergue de Zamarramala, se alojó a un total de 6 personas desde que se abrió el 20 de marzo, y Cruz roja se encargó de la provisión de alimentos durante un periodo de tres semanas. En el programa de Equipo de Familia fueron inscritas ocho familias que no habían participado anteriormente, y otro grupo de siete familias que ya lo habían hecho. Además, en el programa Construyendo mi Futuro (COFU) participaron 14 adolescentes, tanto de forma presencial como telemática.

La concejala de Servicios Sociales anunció que próximamente se van a repartir a cerca de 500 familias segovianas más de 24.000 kilos de alimentos procedentes del fondo europeo FEAD, más de un 25 por ciento de los alimentos de este fondo correspondiente al año en curso.

Ana Peñalosa hizo un balance positivo de la actividad de este área municipal durante el primer semestre del año, severamente marcado por las consecuencias de la crisis sanitaria del COVID-19. Tras el fin del estado de alarma, esta área sigue trabajando para reanudar servicios afectados por la pandemia, y da por finalizados otros que se pusieron en marcha para el periodo de confinamiento.

Peñalosa remarcó que, de los registros semanales recopilados durante el estado de alarma, ofrecieron más de 2.500 intervenciones informativas, de las que el 26,7 por ciento procedían de personas sin expediente en el Sistema de Atención a Usuarios de Servicios Sociales (SAUSS). Esto supuso “un esfuerzo extra por parte del personal de la Concejalía, que ha tenido que dar el 200 por ciento para atender este volumen de demanda derivado de la crisis sanitaria”.

Las demandas informativas giraron en torno a alquileres, la solicitud de moratoria de hipotecas, ayudas de urgencia social, trámites de Renta Garantizada, búsqueda de empleo y ayudas de alquiler. También se solicitó información sobre alimentos en especie, matriculación de alumnado en centros, trámites de dependencia y servicios, solicitudes de vivienda municipal y de fomento, gestiones con la Subdelegación del Gobierno y el SEPE, solicitud de alimentos de fondos europeos o tramitaciones de ingreso en residencia por prioridad social.

Con la finalización del estado de alarma acabaron algunos servicios que fueron puestos en marcha con motivo del confinamiento. El servicio de compra de alimentos y medicamentos a domicilio, iniciado el 23 de marzo, finalizó con un balance de 685 demandas atendidas, con 237 de farmacia; 427 de compra de alimentos y 21 de otras necesidades. También se cerró el servicio de acompañamiento psicosocial, solicitado por medio centenar de personas a través de una línea de teléfono específica. Además, hasta el 15 de abril la Concejalía contactó con 1084 personas mediante un protocolo de evaluación y detección de necesidades psicológicas, interviniendo en 54 casos.

Con respecto a los servicios habituales, Peñalosa señaló que el servicio de comida a domicilio experimentó un notable incremento durante la fase inicial del confinamiento. En enero se atendió a 105 personas; en febrero a 110; en marzo a 136; en abril a 152; en mayo a 140 y en junio a 124. Con respecto al servicio de Teleasistencia, la tercera semana de marzo se iniciaron las llamadas proactivas de acuerdo al protocolo regional establecido, contactando con 502 usuarios, y se detectaron 16 casos con necesidad de seguimiento continuado por riesgo psicosocial.

A través de Teleasistencia se realizaron además 73 gestiones para compras de alimentos, 53 para compras de farmacia, 8 para recetas médicas y 2 para recogida de basura. Por otro lado, Envejecimiento Activo contabilizó 800 personas atendidas hasta el 21 de junio, mediante un protocolo para mantener su actividad de forma telemática, incluyendo un seguimiento individual.

Reapertura de la escuela infantil

Ana Peñalosa también avanzó que este lunes reabrirá sus puertas la Escuela Infantil Municipal ‘La Senda’ para el curso escolar 2019/2020 a partir del 6 de julio, con un total de 30 nuevas matriculaciones y una en lista de espera. Esta apertura se llevará a cabo teniendo en cuenta las medidas sanitarias y las condiciones que determine la Consejería de Educación para garantizar la seguridad del alumnado que acudan a la escuela durante el verano.

Desde la Concejalía de Servicios Sociales se evaluará tanto la situación sanitaria como las necesidades de las familias para determinar si la escuela infantil puede abrir a lo largo de todo el verano, con el fin de facilitar la conciliación durante este periodo. De cara al próximo curso 2020/2021, ha habido 32 solicitudes de matriculación para 31 plazas libres, matriculación que deberá formalizarse definitivamente entre el 6 y el 15 de julio.

La asistencia tendrá carácter voluntario y se realizará mediante el procedimiento que establezca el centro educativo. Solo podrán acudir a los centros el alumnado no diagnosticados con COVID-19, que no hayan estado en contacto con ningún positivo y que no presenten síntomas compatibles con el virus.

La actual concesión de ‘La Senda’ finaliza el 30 de octubre y ya está en marcha la licitación para el siguiente pliego que se realizará, dejó claro Ana Peñalosa, año a año con el objetivo de ir viendo las opciones y posibilidades de municipalizar el servicio de la escuela infantil para niños de 0 a 3 años.