Cante, toque y baile. Para aprender flamenco, como en otras manifestaciones artísticas, son necesarios dos ingredientes: Alma y técnica, y esto no resulta meta fácil cuando consideramos que el flamenco es muy rico y complicado.

Él, antes de ser Amargo, era simplemente Rafael García. Pero un día, tendría unos 15 años o poco menos, cuando el poeta Curro Albaicín se le quedó mirando y le dijo de golpe que él era el Amargo, el gitano al que Federico García Lorca le escribió un romance. Fue una revelación. Rafael se sintió halagado. Tanto, que se cambió el apellido. Pensó en las largas tardes de tertulia que su abuelo compartió con el poeta. Eran amigos íntimos y algo le decía a Rafael que Lorca estaría encantado de que el nieto de su amigo fuera ahora uno de sus personajes.

Así comienza la andadura de este bailaor granadino que esta tarde pisará las tablas del Juan Bravo de nuevo, para llevar a cabo el montaje de un estreno nacional que lleva por título, ‘Blancanieves y los 7 enanitos’, una versión flamenca del conocido cuento infantil, que se estrena ahora en España, aunque el espectáculo se montó originalmente en Israel, donde tuvo una gran acogida.

Del espectáculo que podremos ver hoy en el Teatro Juan Bravo destaca sobre todo el carácter solidario del mismo, ya que toda la recaudación se entregará a Cáritas Diocesana de Segovia, con destino a los afectados por el terremoto de Haití. La propia compañía entregará además para este mismo fin parte de su caché, según lo anunciaron el pasado viernes en rueda de prensa en nuestra ciudad.

 

Naciste en Granada, sólo este hecho algo habrá aportado a tu carrera…

Por supuesto ya que en el sur se respira arte, el flamenco está por todas partes y claro eso influye…

 

Rafael llevas desde pequeño dedicándote a este mundo, ¿Cómo llegó la danza a tu vida?

En mi casa siempre hemos siendo muy flamencos, siempre se ha cantado y se ha bailado mucho y claro, viendo eso desde pequeño…es normal que la danza se metiera en mi vida, pero también ha influído mucho la figura del dramaturgo y poeta, Federico García Lorca.

 

Entonces, ¿El bailarín nace o se hace?

El bailarin nace y se hace porque tienes que nacer con algo dentro, con arte, con duende que luego se va puliendo. Estoy convencido de que hay que tratar de transmitir el arte flamenco en el escenario porque tratamos de hacer mucho pero se emociona muy poco.

 

Rafael, ¿Hasta qué punto te sientes atado al flamenco?

El flamenco nunca ata, es una elección maravillosa.

 

¿Qué compromiso tienes entonces este bailaor con el arte?

El arte es mi forma de mi vida, o sea que el compromiso como os podréis imaginar es enorme.

 

Suponemos que la idea de expresar los sentimientos sobre un escenario es libre y está cargada de emociones, ¿Qué intentas expresar con tu arte en los escenarios?

Sentimientos, emociones, pasión…todo lo que llevo dentro y que quiero transmitir a mi público.

 

Rafael, eres el coordinador de la Compañía de Rafael Amargo, ¿Cómo es esta labor de guiar a otros artistas, cuánta libertad les otorgas?

Pues no es fácil sobre todo teniendo en cuenta que empecé muy joven, con 15 años, pero llevo ya muchos años en los que he aprendido mucho y sobre todo a respetarlos como artistas que son y darle a cada uno su papel.

 

Y en este sentido, ¿Qué sudece cuando surge algún espectáculo, aportáis ideas como un todo orgánico o en fragmentos que se integran a medida que la preparación del espectáculo avanza?

Es como el arte. Se nace o se hace. Primero nace la historia y luego se va avanzando.

 

Para un bailarín, ¿es la danza la mejor forma de expresar los sentimientos?

Por supuesto que si, con la danza se expresa todo lo que uno lleva dentro.

 

¿Cuál fue el primer espectáculo de la compañía y cómo ha evolucionado hasta hoy?

“La garra y el Ángel” y después de ese primer espectáculo han venido “Amargo”, “Poeta en Nueva York”, “El Amor Brujo”, “Enramblao”, “DQ Pasajero en Tránsito”, “Tiempo Muerto”, “Enramblao 2” y “ La difícil sencillez” o sea que como veréis ha habido una evolución muy grande en lo que a estilos se refiere pero siempre manteniendo mi esencia, el flamenco, en todos ellos.

 

¿Cuentas con la misma gente en cada espectáculo o va cambiando según la obra?

Normalmente siempre cuento con la gente de mi compañía que además llevan muchos años conmigo pero también me gusta incorporar a gente nueva.

 

¿Qué vamos a ver con Blancanieves y los 7 enanitos en Segovia? ¿Por qué tendríamos que ir a verla? ¿Será extrictamente coreográfico o tendrá interpretación?

Pues vais a ver una adaptación del clásico cuento pero adaptado a los tiempos de hoy, a la sociedad de hoy. Es un espectáculo que gustará tanto a niños como mayores ya que incorpora elementos estrictamente coreográficos efectivamente, como farrucas, seguiriyas y demás pero también hay interpretación.

 

¿Y por qué un espectáculo solidario?

Solidario porque cuando se produjo la catástrofe de Haití y me lo propusieron no lo dudé ni un momento ya que yo me considero una persona muy solidaria y me encanta aportar mi granito de arena a los más necesitados…

 

¿Habías venido alguna vez a Segovia, y concretamente al Teatro Juan Bravo?

Por supuesto!. He estado dos veces en el Juan Bravo con la actuación de ‘Amargo’ y en la realización de una entrevista.

 

Como estamos viendo, la esencia del flamenco siempre está presente en tus coreografías pero a todas ellas siempre te ha gustado dotarlas de cierta dosis de modernidad, ¿Qué vamos a ver en Rafael Amargo a partir de ahora?

Uy eso no lo sé ni yo mismo, (entre risas), ya saben que además de ecléctico soy espontáneo e impredecible.

 

¿Qué mensaje te gustaría transmitir al mundo con tu danza?

Paz, libertad, amor y un amargo soniquete.

 

 

Obra: ‘Blancanieves y los 7 enanitos’

Grupo: Compañía de Flamenco de Rafael Amargo

Día: Domingo, 7 de marzo

Lugar: Teatro juan Bravo de Segovia

Hora: 19.00 horas

Precio: 6 euros que irán destinados a Cáritas