Dos años después de que se declara a la radio como servicio público nació en Segovia la emisora local que hoy es la decana de las emisoras que emiten cada jornada la información diaria a la vez que se ha convertido en uno de los principales medios de comunicación de la provincia.

Tras estos tres cuartos de siglo, tres generaciones han pasado por la dirección de esta emisora, que se ha ido adaptando a las nuevas circunstancias, de modo que nada tiene que ver la radio digital de hoy, dependiente de las nuevas tecnologías e internet, con aquella emisora que salió al aire un 15 de diciembre de 1934.

En este tiempo ha hecho un largo recorrido que le ha llevado a asociarse con la Cadena Ser y a poner en marcha emisoras y repetidores en la provincia para ampliar su difusión en toda la provincia y en buena parte de las limítrofes.

Como si se tratara de un ilustre vecino de la ciudad, Radio Segovia cuenta con su propia biografía escrita en un libro, obra de María del Carmen Díaz Garrido, que ha recogido los numerosos premios y reconocimientos que ha atesorado esta empresa, nacida de la ilusión de un emigrante cubano, Aurelio Hernández, llegado del otro lado del océano en 1933.

En La Habana había puesto en marcha una emisora tres años antes, y decidió implantarla en Segovia donde había tenido contacto con los círculos culturales de la ciudad y donde recibió los consejos de un antiguo amigo fraile que conoció en Cuba, de origen también navarro, el padre Carmelo. Alquiló un local en la calle San Agustín para desarrollar su sueño, montar una emisora de radio.

El nacimiento de la emisora se hizo bajo el nombre de E.A.J. 64, la frecuencia que utilizó la emisora para salir en antena en una ciudad que tenía 17.000 habitantes y cuando pocas capitales de provincia contaban con emisora de radio propia.

Nombres como Cirilo Rodríguez o José Castrillo están vinculados a esta emisora que hoy dirige Luis Antonio Hernández Hernández, y que cuenta con innumerables colaboradores, muchos de ellos anónimos que cada día entran en antena. Los comienzos fueron difíciles ya que España pasaba de una República al estallido de la Guerra Civil, lo que hizo que la emisora fuera incautada por las autoridades militares y controlada hasta el final de la contienda, informa Ical.

 

Multifunción

En esta empresa familiar, Antonio Hernández desarrolló labores desde técnico a locutor o administrativo. Sus emisiones, desde un primer momento, se centrarán en una programación cultural, donde la literatura y la música tendrán un papel destacado junto con la importante labor informativa del mundo local y provincial. Sin apoyo económico de las instituciones la familia buscó fondos desarrollando actividades paralelas como las docentes abriendo una escuela de música.

En la posguerra se desarrolló la radio pero no había publicidad “y los segovianos mantenían la que era su emisora con pequeñas aportaciones mensuales, una costumbre que se mantuvo hasta los años setenta”, recuerda el actual director. Y tampoco había entonces música grabada, de modo que se interpretaba en directo en la propia emisora, algo que se recuerda aún por la existencia de un piano en los propios estudios situados en la plaza de Cirilo Rodríguez.

Tras la Guerra el negocio sigue siendo familiar y subsiste gracias a los discos dedicados y las notas sociales. En 1954, se coloca una nueva antena de mástil radiante de 50 metros en el jardín del inmueble. El 18 de diciembre de 1964, Pío Cabanillas Gallas, subsecretario del Ministerio de Información y Turismo, inauguró la nueva emisora de Frecuencia Modulada, una de las primeras de España. En 1959, al cumplirse los 25 años de estar en antena, el Ayuntamiento de Segovia acordó concederle la Medalla de Plata de la Ciudad al fundador de la emisora, Aurelio Hernández que falleció a los 93 años de edad. Su hijo, recibió el título de hijo adoptivo de la ciudad en 1995.

Los triunfos deportivos de Pedro Delgado, la visita del Papa Juan Pablo II en 1982, o la declaración de Segovia como Ciudad Patrimonio de la Humanidad han sido algunos de los acontecimientos más narrados en esta radio. También recuerdan como los momentos más duros los que siguieron al hundimiento de un restaurante en Los Ángeles de San Rafael que costó la vida a más de 60 personas en 1969. Sin embargo su papel desempeñado le valió a Radio Segovia ganarse un Premio Ondas por su labor humanitaria en esas jornadas.

Hoy las anécdotas que han recogido los estudios de Radio Segovia son innumerables. Así los recuerda su responsable de informativos, Alfredo Matesanz, a su vez presidente de la Asociación de la Prensa de Segovia. Estos días de celebración, las ondas son testigos de los muchos ciudadanos que siguen viendo a la ‘emisora amiga’ como una inestimable compañera.