Compre lentillas, sus abonos de transporte, “compre, compre, compre…”. Sí, es cierto, el próximo 1 de septiembre el impuesto que grava el consumo, el IVA, subirá pero no en la misma medida para todos los productos. El tipo general subirá hasta tres puntos pasando del 18 por ciento al 21 por ciento; el reducido crecerá 2 puntos, del 8 al 10 por ciento y el superreducido permanecerá igual. No se asuste, mire, compare y haga lo que considere oportuno. En Segoviaudaz.es les ofrecemos las claves de la subida y el desglose de productos a los que afectará.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte a través de su página web del incremento que experimentarán determinados bienes y servicios a partir del próximo 1 de septiembre. La asociación asegura que, a no ser que los comerciantes decidan asumir la subida del IVA, como ya adelantó Inditex, los bolsillos de las familias tributarán 470 euros más al año. Según OCU, «un nuevo castigo para un consumo que ya se encuentra en retroceso y que en 2010 sufrió otra subida del IVA», del 16 al 18 por ciento.

La mayor subida la experimentarán sectores como la cultura, las funerarias o las peluquerías. En este caso, una subida de 13 puntos, según señalan, afectará a este tipo de servicios que hasta ahora tributaban con tipo reducido y a partir del próximo mes lo harán con el tipo general.

Las entradas a los cines, conciertos, teatros, circos, espectáculos, zoos, parques de atracciones o festejos taurinos, verán incrementado su precio de una manera muy acusada hasta la que ahora estábamos acostumbrados. También lo harán los servicios prestados por intérpretes, artistas, directores y técnicos a los productores de cine, teatro y musicales.

El mismo tipo de subida se aplicará a los servicios funerarios, las peluquerías, los gimnasios privados, la televisión digital de pago, así como a dentistas, curas termales y asistencia sanitaria siempre que sean operaciones “no destinadas a curar enfermedades” tales como la cirugía estética. No se olvide de comprar flores y plantas vivas de carácter ornamental, ellas también encarecerán.

Del 18 por ciento al 21 por ciento de IVA pasarán los gastos derivados de las facturas habituales como la luz, el gas, el teléfono o su linea ADSL, así como la ropa, el calzado, productos de cosmética, electrodomésticos, coches, tabaco y alcohol, y sí, compresas y tampones.

Dos puntos más de IVA, del 8 al 10 por ciento, aumentarán los productos de alimentación a los que no se aplica el tipo superreducido, como la carne, el pescado, el azúcar, las galletas, los refrescos, los aceites y, “curiosamente, el pan integral, que pese a ser más saludable tributa por encima del pan blanco”, afirman desde la OCU. En esta linea se incrementará el precio de agua, hostelería y restaurantes, gafas y lentillas, material sanitario como tiritas, gasas o tensiómetros o suplementos dietéticos.

Además, se aplica este aumento a lo que la OCU señala como “lo poco que se ha salvado de la subida de 13 puntos que ha afectado al resto de la cultura”, como museos, galerías de arte, pinacotecas, bibliotecas y archivos y centros de documentación.  

En este apartado, subirán además el precio del transporte público. Autobuses o trenes sufrirán el aumento del IVA, como es el caso de los AVANT, de dos puntos pasando del 8 al 10 por ciento.

Algunos materiales escolares pasan del tipo superreducido al general, con lo que sufrirán una subida de 17 puntos en el IVA. Es el caso de la plastilina, las témperas, las cartulinas y otros productos de uso exclusivamente escolar, sobre todo manualidades, como asegura OCU. No subirán por el contrario los libros de texto, que permanecen en el tipo superreducido y los «4 pilares del buen estuche», es decir, lápices, gomas, pegamentos y tijeras permanecen en el tipo general, es decir su IVA sube 3 puntos.

Pero, ¿y algo no sube? Pues aunque parecía imposible entre tanta cifra de aumentos, afortunadamente hay productos que no aumentan su IVA, son algunos como productos básicos, libros o medicamentos. Por lo tanto, seguirán tributando al 4 por ciento productos básicos de alimentación tales como pan blanco, huevos, leche, frutas y verduras, o cereales, entre otros.

A excepción de los que contengan única o fundamentalmente publicidad, los libros, periódicos y revistas, tampoco aumentarán su IVA, al igual que los medicamentos. Al grupo, hay que añadir vehículos con movilidad reducida y prótesis para minusválidos, teleasistencia, atención residencial y ayuda a domicilio.

Además, comprar una vivienda nueva sigue tributando al 4%, pero esta reducción quedará eliminada en diciembre de 2012, cuando pasará al tipo reducido, 10%, es decir: una subida de 6 puntos.