La importante labor desarrollada desde su creación por el laboratorio de Prodestur de la Diputación de Segovia en materia de análisis ha propiciado que el trabajo de sus técnicos sea valorado y tenido en cuenta, tanto en la provincia como fuera de ella, en distintos foros vinculados a la actividad diaria del mismo.

Por este motivo, el laboratorio del organismo provincial de Turismo ha contado con representación en una reunión celebrada esta semana en Pedrajas de San Esteban en la que se ha abordado la delicada situación que atraviesa el sector piñonero en la actualidad y en la que se han dado cita tanto alcaldes y representantes de ayuntamientos de la provincia vallisoletana, como miembros del sector. Clausurada por el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, la reunión trató la disminución continuada de la producción del piñón, que, según hicieron constar los presentes, podría deberse tanto a la plaga de la procesionaria, que ataca al pino y lo va defoliando poco a poco, como a la plaga de la chinche de las piñas, que se alimenta succionando savia de las piñas más tiernas, haciendo que se sequen e impidiendo la reproducción de los pinos.

Estas plagas, según advirtieron las partes interesadas, merman la producción y, a largo plazo, podrían incluso causar la desaparición en los próximos dos o tres años de un sector del que dependen muchas familias en Castilla y León. Por esta razón, entre las principales conclusiones alcanzadas durante la reunión figura la intención de crear una asociación que involucre a Ayuntamientos, propietarios privados y partes del sector piñonero, además de a las Diputaciones provinciales de Segovia y Valladolid.

El fin principal es revitalizar los montes y acabar con estas plagas, asegurando la supervivencia del sector, haciendo necesario, para ello, que sus productores y comercializadores puedan contar con ayudas que procedan de instituciones tanto regionales como nacionales e incluso europeas.