El servicio de autobuses urbanos cuesta más de 4,5 millones a la ciudad.

Podemos Segovia pide que se garantice la accesibilidad de personas con movilidad urbana en los autobuses urbanos. Tras detectar problemas en el despliegue eléctrico de las rampas para sillas de ruedas de buena parte de los autobuses urbanos, la formación morada trasladará la necesidad de incrementar las inspecciones del mantenimiento general de los vehículos, revisar estos sistemas y garantizar que todas las personas con movilidad reducida puedan utilizar “con normalidad y en igualdad de condiciones al resto de segovianos y segovianas un servicio básico como es el de transporte urbano de viajeros», afirma el portavoz de Podemos en el Ayuntamiento de Segovia, Guillermo San Juan.

San Juan explica que las personas con movilidad reducida que intentan acceder a alguna de las líneas de autobuses urbanos de Segovia “tienen que cruzar los dedos para que les toque un autobús en el que funcione la rampa mecánica para sillas de ruedas”. Esta es la situación que denuncia, añadiendo que son varias las quejas de segovianos y segovianas con movilidad reducida «que se han quedado en tierra al intentar acceder a algún autobús urbano de la ciudad y comprobar de primera mano que al menos la mitad de los autobuses que circulan por nuestra ciudad no cuentan con sistemas de despliegue de la rampa para sillas de ruedas que funcionen adecuadamente».

El portavoz morado señala en una nota de prensa que, según estas personas usuarias del transporte urbano, «el funcionamiento de buena parte de los mecanismos de despliegue de las rampas electromecánicas genera incidencias eléctricas a los vehículos, motivo por el cual los conductores apenas las utilizan para evitar averías en los autobuses, de modo que las únicas rampas disponibles para las personas con movilidad reducida son las manuales, que requieren que los propios conductores abandonen su asiento y las desplieguen, con lo que les genera cuando hay retrasos en la línea».

Para Guillermo San Juan, estas deficiencias son «inaceptables». “La movilidad es un derecho de todas las personas, también de aquellas que utilizan silla de ruedas, y la accesibilidad debería ser una condición básica del servicio municipal de transporte urbano. No puede ser que, dependiendo del autobús que pase por la parada de turno, haya personas que no puedan utilizar este servicio: las personas con movilidad reducida no son ciudadanos de segunda, son segovianos y segovianas con los mismos derechos que el resto, y que pagan religiosamente sus impuestos para poder utilizar los mismos servicios públicos que el resto de vecinos y vecinas”, manifiesta San Juan.

Además, el portavoz de Podemos ha destacado que el servicio de autobuses urbanos «cuesta más de 4,5 millones a la ciudad y la empresa que gestiona el mismo además recibirá otros 3,4 millones de subvenciones estatales y europeas para renovar la flota de vehículos a modalidades menos contaminantes», “por lo que lo mínimo que debe hacer la empresa es garantizar la accesibilidad universal para todas las personas en todos los autobuses”.

Por ello, el concejal morado ha pedido al equipo de Martín en la Junta de Gobierno celebrada esta mañana que aumente la inspección del servicio y del estado de mantenimiento general de los vehículos que prestan el servicio de autobús urbano de la ciudad y garantice especialmente que todos cuentan con sistemas de accesibilidad adecuados y en funcionamiento para personas con movilidad reducida.