La Cueva de Santo Domingo de Segovia acogió a un grupo de casi cincuenta religiosas pertenecientes a la Congregación Misioneras de Santo Domingo que cada año por estas fechas se acercan hasta nuestra ciudad con el fin de celebrar la eucaristía y conocer este lugar tan significativo para la familia dominicana.

Esta peregrinación forma parte de un extenso curso de formación permanente internacional que estas religiosas realizan una vez en la vida. Durante cinco semanas, además de la ciudad de Roma, peregrinan por el norte de Italia y el sur de Francia visitando los lugares por donde Santo Domingo llevó a cabo su misión de predicación y evangelización. Por supuesto, la mayor parte del tiempo la pasan en España, en su convento de León y desde allí realizan diferentes salidas como ésta que les ha traído a Segovia para conocer la capilla que alberga la cueva de Santo Domingo donde cuentan los biógrafos  que el santo pasaba largos ratos en oración. “En esta cueva, se retiraba Santo Domingo a hablar con Dios para luego hablar de Dios a todos los hombres y mujeres. Por eso mismo, este fue el lugar elegido para que se fundara el primer convento de Dominicos en España.”, afirma sor Dolores Requejo, directora del curso.

Por su parte, la priora general Elvira Diez nos comenta que la congregación tiene como carisma ser misioneras para el Oriente por eso en el momento de la profesión solemne se emite un cuarto voto en este sentido. “De hecho, comenta la priora general, en este grupo hay religiosas procedentes de Japón, Filipinas, Taiwán, Camboya, Corea del Sur y China, además de italianas, chilenas, norteamericanas y españolas. Para todas ellas es una experiencia muy enriquecedora, tanto por la convivencia entre hermanas de diferentes culturas y nacionalidades, como por la toma de contacto con estos lugares tan significativos para la familia dominicana”.

Así mismo, esta misma semana dan inicio los actos que como cada año las Madres Dominicas de Segovia organizan en torno a la fiesta de Santo Domingo de Guzmán. El viernes, 5 de agosto a las 22:00 horas se rezarán completas con una celebración especialmente pensada para jóvenes que sirva como preparación para la Jornada Mundial de la Juventud. Del 6 al 8 de agosto, tendrá lugar un triduo en honor de Santo Domingo, predicado por Juan Luis Mediavilla. En la Cueva de Santo Domingo será a las 8:30 horas y a las 19:00 horas en el Convento de las Madres Dominicas.