La Asociación Provincial de Industrias de la Construcción (APIC) de Segovia ha cifrado en el 80% el volumen de su actividad dedicada a pequeñas obras y reparaciones. Así lo señaló tras el presidente del gremio, Javier Carretero, tras una reunión con la subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo Rojo, para analizar la situación del sector.

Según datos de la agrupación, que reúne a 600 empresas asociadas que emplean a más de 3.000 trabajadores, las reformas y obras pequeñas acaparan más del 80% de la actividad del sector y el 90 por ciento de las empresas se dedican ahora a estos menesteres.

En la reunión en la Subdelegación, el presidente del gremio señaló que una de las preocupaciones es la lucha contra el intrusismo empresarial, que ha crecido de forma destacada en estas pequeñas obras. De hecho durante el mes de julio, la APIC ha presentado ante la Inspección de Trabajo de la Junta de Castilla y León un total de diez denuncias sobre obras “en las que tenemos indicios y sospechamos que hay intrusismo”, según Javier Carretero, quien recordó que desde el año 2001 no había entrado en Trabajo ninguna denuncia similar y toda la vigilancia recaía en las acciones de oficio que hacía la Administración. Por su parte, la subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo Rojo, animó a la patronal a denunciar las irregularidades que detecten.

La crisis, que de forma asfixiante está atacando a la construcción, hace que los trabajos de reparación sean esenciales para los empresarios y busquen proteger esta actividad de ataques ajenos. “Las grúas están desapareciendo en Segovia porque no hay grandes obras ni nueva construcción”, explicó el presidente de APIC de forma gráfica.