La Federación por el Patrimonio de Castilla y León pide la readmisión de Amigos de la Casa de la Moneda de Segovia en la Fundación Real Ingenio, de la que fue expulsada hace varios días. El motivo de la expulsión responde a que el colectivo no atendió la petición de la mayoría de los patronos de la Fundación para que el representante del colectivo no fuera su presidente, el numismático Glenn Murray, que mantiene con el Ayuntamiento abiertas discrepancias sobre la gestión del proyecto.

Isabel Muñoz, en su calidad de presidenta de la Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León, ha remitido una carta a Pedro Navascués, presidente de la Fundación Real Ingenio para transmitirle su más “enérgico rechazo al acuerdo por el que se excluye a la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda de Segovia del Patronato de la Fundación Real Ingenio de la Moneda de Segovia».

Para la Federación de Asociaciones la expulsión de Amigos de la Ceca del Patronato de la Fundación «es una afrenta directa a la participación ciudadana y a los cauces democráticos que los ciudadanos utilizan para hacer efectiva dicha participación», «máxime si se tiene en cuenta que gracias a la persona que se cuestiona, existe esa Fundación y, mucho más importante, existe la propia Casa de la Moneda de Segovia». El empeño y buen hacer del historiador y numismático Glenn Murray es un ejemplo para los patronos de la Fundación que difícilmente podrán alcanzar.

La Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León entiende que la participación ciudadana es imprescindible para lograr la conservación de nuestro Patrimonio, por ello no se comprende cómo se prescinde de una Asociación creada expresamente para servir a los intereses de la Casa de la Moneda de Segovia y de una autoridad en la materia, reconocida internacionalmente, autor de numerosas publicaciones, principal divulgador del edificio y su historia, al que el único defecto que se le puede achacar es el desmedido amor que le tiene a la Ceca Segoviana.

La Federación se dirige a los patronos para recordarles que su deber es servir al bien público, puesto que principalmente son cargos representativos de las Administraciones Públicas, y no utilizar estas instituciones para sus particulares ajustes de cuentas.

La carta remitida al señor Navascués concluye solicitando la readmisión de la «Asociación Amigos de la Casa de la Moneda de Segovia» y animando a «trabajar por la pronta apertura del Museo, un proyecto cultural que inexplicablemente se alarga en el tiempo».