Tras anunciar su candidatura a la secretaría general del PSCyL, el diputado por Palencia Julio Villarrubia, abogado de profesión, promete aportar su experiencia, conocimiento y amplio bagaje en el mundo de la política con el “valor de la ética” como principal premisa. Confiesa que “habrá que mejorar muchas cosas”, en el partido, pero también “defender las cosas positivas que se han hecho”. A su juicio, no existe una división interna en la formación, aunque sí reconoce que hay “algunos problemas” que habrá que solventar huyendo de los personalismos, por lo que aboga por un proyecto colectivo que abre las puertas a todos los militantes.

 

¿Qué motivos le impulsan a optar a la Secretaría General del partido en Castilla y León?

El impulso es la situación que se abre con la marcha de Óscar López a la Secretaría de Organización que, aunque se queda en el Parlamento, el Congreso está convocado y se tiene que presentar alguien. Veo que tengo un consenso creo que amplio y considero que puedo ser útil al partido y a la sociedad, a los ciudadanos de Castilla y León. Y, por qué no decirlo, salgo pronto, pero no improvisando, para dar certidumbre y tranquilidad dentro de lo que cabe a los militantes, que ven que hay opciones; no la única la mía pero para que de entrada vean que hay alguna opción y que puede haber más, por supuesto. Ése es el motivo, aportar en un lugar difícil, en un momento especialmente complicado, pero tengo un bagaje, una experiencia, una ilusión y la creencia en unos principios que son los que defiende mi partido y lo voy a poner sobre la mesa para aportar lo mejor de mí mismo.

 

¿Qué valores puede aportar Julio Villarrubia a la hora de dirigir la formación?

Puedo aportar el conocimiento del partido, mi experiencia y un valor que debiera ir implícito en absolutamente todo político, porque los ciudadanos están bastante hartos de nosotros y es el valor de la ética en la vida política. Para mí, es una premisa básica para el resto de las actuaciones que se hagan en política y eso debiera ser algo visceral, aunque no me gusta esta palabra, en todo político para que las cosas fueran mejor al conjunto de los ciudadanos. Sé que todo político lo dice, pero lamentablemente la aplicación de este principio cada vez brilla más por su ausencia. No solo es decirlo, sino practicarlo con coherencia. La defensa de los principios tiene que estar por encima de cualquier otro interés coyuntural.

 

¿Cuál es ahora la situación orgánica del partido en la Comunidad? ¿En qué cree que se puede mejorar? ¿Qué cree que no se puede perder? 

No se puede perder todo el trabajo que se ha hecho, toda la inversión, toda la ilusión que se ha puesto sobre la mesa pese a los malos resultados electorales. Pero hay un gran partido, hay muchos miles de militantes y sí que es verdad que tenemos que mejorar nuestra organización. Todos. No es ninguna crítica a cómo está el partido, tenemos que mejorar muchas cosas y también defender las cosas positivas que hemos hecho. Mejorar, siempre se puede, en el ámbito de funcionamiento y sobre todo en el de apertura a la sociedad, aunque eso ya viene impulsado por las resoluciones que acabamos de adoptar en el Congreso Federal de Sevilla y es algo que ahora vamos a trasladar en el ámbito autonómico y provincial. Por eso entre otras cuestiones insisto en defender los postulados del Partido Socialista y estar muy cerca de la gente sobre todo en unos momentos tan difíciles como a los que nos ha llevado esta crisis económica y a los que nos está llevando muy deprisa el Partido Popular. A pasos agigantados están ocurriendo algunas cuestiones graves, como el fraude electoral que significa la subida brutal de impuestos cuando se había prometido lo contrario, las contrarreformas en derechos constitucionales, un paso atrás casi inconstitucional en algunos temas, y ahora la brutal reforma laboral que acaba con derechos históricos de los trabajadores y liquida la propia existencia de los sindicatos porque da un golpe en la línea de flotación de la negociación colectiva, permite la bajada de salarios…en definitiva, defiende exclusivamente a la parte fuerte que es el empresario y deja en una absoluta indefensión a la clase trabajadora con carácter general aprovechando una situación de necesidad y los millones de parados que necesitan un trabajo a toda costa y favoreciendo el despido libre.

 

En la presentación de su candidatura decía que tiene ideas importantes en torno al partido, ¿podríamos concretar?

Dije algo más importante, que es que mi proyecto es el del Partido Socialista, no los personalismos. Lo importante es que seamos capaces de hacer equipos y llevar adelante los programas que salen de los congresos, porque ése es el auténtico programa del Partido Socialista, no el que se le ocurra a cualquier candidato de cualquier ámbito territorial. Por tanto, mi obligación será llevar a cabo las resoluciones y los acuerdos que en el Congreso aprueben los compañeros. Las ideas magistrales, cuando son individuales no suelen ser tal, suelen ser camelos en la mayoría de las ocasiones. Yo estoy más por la labor de los equipos, del cumplimiento de la estrategia, los valores y los programas de mi partido, porque se aprueban democráticamente.

 

Su candidatura ha sido inmediatamente apoyada por la mayoría de los secretarios provinciales, ¿es el candidato del aparato?

Pues claro, faltaría más, no voy a ser un candidato contra el PSOE. El que gana un congreso democráticamente se convierte en secretario general, y claro que es aparato, democráticamente elegido. Que yo ahora puedo contar con el apoyo de lo que se llama aparato… pues mejor contar con el apoyo que no estar en contra. Como he dicho me consta que hay sintonía con el aparato elegido en Madrid y con Óscar López, y parece, y por eso me he animado, que hay sintonía con la mayoría de los dirigentes del partido en la Comunidad. Por eso vamos a ver si conseguimos un equipo fuerte para tirar adelante, pero no soy candidato de ningún aparato, me convertiré en aparato si me eligen los compañeros, pero en el sentido positivo del término. En eso estoy, intentando sumar voluntades para tirar adelante de este proyecto, que falta nos hace. Siempre en absoluta sintonía con Oscar López, que seguirá como portavoz en el Parlamento.

 

¿Este apoyo podría traducirse en un peso mayor de las provincias en la gestión del PSCyL o apuesta más bien por más Castilla y León y menos intereses provinciales?

Hay que buscar siempre el equilibrio. Tiene que haber un proyecto autonómico en sí mismo sólido y fuerte y eso es absolutamente compatible y también necesario con la sintonía en las políticas en cada una de las provincias. Por lo tanto, la coordinación y la sintonía son factores importantes, dentro de que el partido tenga su autonomía en los diferentes ámbitos territoriales.

 

¿Cómo trabajará para favorecer la integración de las familias que apoyaron a Chacón y a Rubalcaba?

Muy fácil. Para mí no existe ninguna familia, más que los militantes del PSOE. Por lo tanto, todo el que quiera incorporarse a esta tarea colectiva será bienvenido de entrada. Tabla rasa de todo lo anterior, porque es legítimo y democrático y siempre que los comportamientos sean democráticos, que casi siempre es así, ahí estamos para tirar adelante, porque lo que hace falta son más manos, muchas más. No nos sobra con las que tenemos en esta tarea tan difícil en esta Comunidad.

 

En estos momentos, dos de las provincias –León y Zamora- tienen gestoras en su dirección, ¿se podía decir que el PSCyL ha vivido, o vive, momentos convulsos?

En absoluto. Siempre en un partido tan amplio y con tantas provincias surgen a veces las lógicas tensiones, pero creo que precisamente las reacciones que ha habido a mi presentación de ayer, por ejemplo, indican absolutamente lo contrario: bastante armonía, bastante sintonía… Al menos eso es lo que yo creo. Aunque, evidentemente, hay miles de militantes, y alguna voz es normal que salga.

 

¿Cómo espera abordar la fuerte división que existe en el seno socialista en estas provincias?

No hay una fuerte división. Sí que hay problemas, fundamentalmente en una provincia que hace mucho ruido, pero yo voy a intentar, aunque ése sea un tema provincial, que se pueda integrar todo el mundo. Pero quien no quiera, porque alguien ha podio ya manifestarse con excesiva dureza y autoexcluyéndose, yo no puedo hacer mucho. Mi deseo sería que sean muy pocos los que se autoexcluyan de un proyecto colectivo. A partir de ahí, vamos a esperar, que aún queda un tiempo, para ver cómo evolucionan los acontecimientos. Pero, insisto, yo no tengo ningún problema con ningún sector del partido en la Comunidad Autónoma.

 

Respecto a la cuestión leonesa, que levanta muchas suspicacias, ¿entiende que el PSOE leonés debe tener un trato diferenciado en el PSCyL? Desde esa provincia se ha llegado a plantear un grupo parlamentario propio para los socialistas leoneses ¿es partidario de ello?

El PSOE leonés tiene que ser respetado, como todos, y, si cabe, con un mayor grado de delicadeza y de comprensión, sin que haya malos entendidos, porque tiene sus particularidades. Y en ese sentido hay que intentar comprender y apoyar. Por lo demás, no me consta ni se me ha trasladado ningún tipo de solicitud en la dirección de plantear un grupo parlamentario propio, pero insisto, con todos hay que hacer esfuerzos y con el partido en León hay que tener mucha voluntad de comprender y de ayudar, porque tiene singularidades propias y hay que intentar entenderlas. Yo voy a hacer mis mejores esfuerzos.

 

El hecho de que Óscar López vaya a ser el portavoz del Grupo Parlamentario en las Cortes generará, de hecho, una bicefalia, ¿cómo se repartirán los papeles?

Están muy claros y eso fortalece el proyecto. López será el portavoz del Grupo Parlamentario, con lo cual al ser secretario de Organización a nivel nacional va a tener un peso político muy superior al que tiene cualquier portavoz parlamentario autonómico. Así, cada vez que Óscar López fije posición del PSOE en política nacional tendrá una mayor repercusión y eso en todo caso es muy positivo para el partido. A la vez, el equipo tirará del proyecto común del partido en la Comunidad y, por lo tanto, como el objetivo es común, vamos a tener más fuerza en la dirección de acercar a un presidente socialista a la Junta de Castilla y León. Por tanto, no plantea ningún problema puesto que hay una total sintonía y habrá más peso político de Castilla y León en España.

 

¿Quién marcará las líneas maestras de la estrategia del Grupo Parlamentario?

El portavoz será Óscar López y tendremos absoluta sintonía para marcar la estrategia conjunta del partido en el sentido amplio en Castilla y León. Tenemos perfecta sintonía política y personal, no hay ningún problema de sintonía y por lo tanto no lo habrá en la estrategia, que intentaremos sea la más acertada para que al final al que no le guste esto sea al PP y no a los socialistas.

 

¿Su condición de diputado, es decir, de trabajo en Madrid supondrá un hándicap para su trabajo en el partido? ¿Le dificultará eso que llaman pisar el terreno en una Comunidad tan extensa como la de Castilla y León?

No solo no es un hándicap, sino que es la única opción, porque si no hubiera una plataforma no sé cómo nos dedicaríamos a la tarea política. Aparte de que creo que estoy haciendo una labor razonable en el Parlamento, voy a intentar seguir haciéndola, y voy a seguir de diputado y llevando la secretaría general del partido si así fuese haciendo un gran esfuerzo.

 

Parte del equipo de Óscar López desarrollaba también su trabajo en Madrid y, por ello, recibió críticas del PSOE, ¿habrá más personas en su equipo que desarrollen su vida política en la Comunidad?

No tengo pensado ni decidido todavía el equipo, pero no es ninguna causa de exclusión. Sí que intentaré que haya personas que estén en condiciones de trabajar en Castilla y León, pero, de entrada, eso no excluye que pueda haber personas que están también en el ámbito nacional, porque se trata de sumar. No sé todavía el equipo que tengo que conformar, si es que lo tengo que conformar, porque aún no lo sé. Vamos a ver.

 

En cuanto a la candidatura a la Presidencia de la Junta, que ha dicho que ahora no toca, ¿cómo se verá beneficiado el PSOE con López al frente de la Secretaría de Organización?

Se está viendo ya en estos días cómo en primera plana de los medios nacionales está Óscar López, porque es el número tres del partido y fija posición por ejemplo estos días con aspectos como la reforma laboral y en cada momento con los temas que sean de actualidad nacional. Eso siempre se traslada a los territorios. Y Castilla y León es, en mi opinión, una Comunidad en la que los temas nacionales afectan más que en otras. Creo que va a influir muy positivamente, solo va a ser el portavoz en las Cortes, fijando posición con más fuerza que si no fuera secretario de Organización y eso nos da una tremenda fuerza en la Comunidad que no tendríamos si yo fuera secretario general sin Óscar López. Habiendo sintonía, eso es mucha más fuerza para el partido en la comunidad y así espero que se vea en pocos meses.