La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha a partir del 9 de julio, una campaña especial de control de alcoholemia a los conductores, que se desarrollará hasta el próximo día 15.

El objetivo de la campaña es “sensibilizar de que conducir y consumir alcohol son incompatibles”, explicó la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, para quien “la única tasa segura para ponerse al frente del volante es 0,0%”.

En este sentido, destacó que “la ingesta de alcohol repercute en un deterioro de la atención, perturba la funciones visual y auditiva, conlleva cansancio y somnolencia”, y alertó de que “consumir alcohol aumenta sensiblemente el riesgo de accidentes de tráfico”.

De este modo, la DGT señala que los efectos del alcohol pueden ser:

– De 0,3 a 0,5 g/l: Excitabilidad emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 2.

– De 0,5 a 0,8 g/l: Reacción general más lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbación motriz, euforia en el conductor, distensión y bienestar, tendencia a la inhibición emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 5.

– De 0,8 a 1,5 g/l: Estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pérdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinación, dificultades de concentración de la vista, disminución notable de la vigilancia y percepción del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 9.

Aunque nos creamos en pleno uso de nuestras facultades físicas y mentales con la ingesta de alcohol estamos multiplicando el riesgo de sufrir un accidente.

Hay que ser consecuente y tratar de impedir que otras personas que hayan bebido cojan el coche. En todo caso, nunca subas al coche con él.

Mientras, la subdelegada subrayó que “el exceso de alcohol también es peligroso para el peatón que, como usuario más débil de la vía, necesita también estar en pleno uso de sus facultades físicas y mentales para no correr riegos”.

 

Desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2013 se registraron en Segovia 35.184 pruebas a los conductores de Castilla y León, de las cuales 0,82 por ciento resultaron positivas (290).

El total de vehículos controlados en la pasada campaña en Segovia fue de 3.833, formulándose 26 denuncias.