El comercio exterior de Castilla y León ha salvado el pozo de la crisis con un repunte del 20 por ciento durante el primer semestre de 2010 (respecto a 2009), periodo en el que se alcanzó un valor económico de 5.256 millones de euros, cifras que no registraban en la Comunidad desde antes de la recesión, allá por los primeros meses de 2008, momento en el que además se anotó el mayor importe de los últimos seis años, con algo más de 5.300 millones.

Así y según un informe del Consejo Superior de Cámaras de Comercio al que tuvo acceso Ical, es la primera vez en los últimos dos años que el montante que aterriza en la región gracias a las exportaciones se sitúa en datos anteriores a la crisis. Además, revela que a pesar de que la situación económica global ha empeorado progresivamente en los últimos 24 meses, las empresas regionales han incrementado su salida al exterior con una evolución positiva, semestre a semestre, hasta llegar a los 5.256 millones del último dato conocido.

Este importante incremento de las exportaciones entre enero y junio de 2010 se traduce en un 20 por ciento más de valor económico en relación al mismo periodo del pasado año, y de un cinco respecto al trimestre inmediatamente precedente, es decir, entre julio y diciembre de 2009.

Existe un sector que centra de forma decisiva este significativo aumento de las exportaciones durante la crisis, que podría vislumbrar ciertas luces al final del túnel. Se trata de la automoción, uno de los motores por excelencia de la economía de Castilla y León y que en el primer trimestre de 2010 contribuyó al total de las exportaciones con 2.039 millones de euros, es decir, que cuatro de cada diez euros de la facturación exterior están vinculados a la fabricación de automóviles y sus componentes, en la línea media de los últimos seis años.

Le sigue, aunque muy de lejos, el sector de reactores nucleares, calderas, máquinas, artefactos mecánicos y otros apartados relacionados con el espectro atómico, con 876 millones de euros durante los primeros seis meses de este año. La producción farmacéutica se convierte en el tercer ámbito económico con más fuerza en las ventas al exterior, hasta los 406 millones. Aunque el destino de estos tres sectores líderes es muy variado, Francia se erige como receptor número uno de todos ellos, en los que es uno de los líderes europeos.

 

Francia: histórico destino

Como ha sucedido en Castilla y León en los últimos lustros, hay un país que es el histórico receptor de las exportaciones que proceden de la Comunidad, como es Francia, que acumuló en el primer semestre más de una tercera parte de todas las ventas al exterior, con 1.827 millones, en línea con la media de la última década. Ello no sorprende en la región, ya que ocurre lo mismo con el valor de las importaciones, en las que el país galo comercializa el 40 por ciento de los 4.508 millones del periodo de estudio.

El segundo país receptor de las exportaciones castellanas y leonesas es Alemania, muy por detrás de Francia, con 496 millones de euros, la mayor parte también en el sector de la automoción (197 millones), seguida de Portugal (477 millones) y Reino Unido (429), también con una importante presencia en ambos del sector automovilístico (110 y 190 millones, respectivamente).

Uno de los aspectos que destaca del informe es que la crisis ha empujado a una gran potencia como Italia, del segundo puesto en recepción de productos de la región. En la actualidad es el quinto destino de las exportaciones de Castilla y León, con 397 millones, 169 de los cuales dedicados también al sector del motor.

 

Recuperación de las importaciones

Al igual que las ventas exteriores, las importaciones también se recuperaron durante el primer semestre de 2010, hasta situarse en términos anteriores a la crisis. De hecho, se adquirieron productos por valor de 4.508 millones de euros, frente a los 4.955 de principios de 2008, momento también en este apartado de los últimos seis años, como ocurrió con las exportaciones. Esta cifra representa un 19 por ciento más que el mismo periodo de 2009, y hasta un 11,5 en relación al segundo semestre, lo que también indica una evolución positiva desde la fuerte caída al inicio de la situación económica.

Por sectores, de nuevo la automoción es el más recurrido, ya que movió partidas económicas hacia Castilla y León valoradas en 1.511 millones (una tercera parte del total), de las que 1.023 millones correspondían a Francia; le sigue, como en el caso de las ventas al exterior, los reactores nucleares y afines, con 611 millones (el 14 por ciento), y los productos químicos, con 249 millones, la mayor parte procedentes del Reino Unido (221 millones).

Por países, la Comunidad importó, como no podía ser de otra forma, la mayor parte del país galo, con 1.770 millones, el 40 por ciento, Alemania, con 485 millones –la mayor parte en automoción, con 117 millones-, y el Reino Unido, con 454 millones, la mitad sobre productos químicos (221 millones).