La circulación en la autovía A-1 (Madrid-Burgos) a su paso por la provincia de Segovia quedó normalizada este mediodía tras haber estado cerrada al tráfico de camiones durante varias horas por la nieve caída toda la mañana.

La medida se adoptó por precaución y obligó a que varios centenares de camiones tuvieran que quedarse estacionados en un área de servicio de Boceguillas. Según fuentes de Tráfico esta decisión evitó que los vehículos pesados quedaran bloqueados en la subida al puerto de Somosierra. En total se contabilizaron más de 400 camiones en la zona, pero no se llegó a completar el espacio, sino que quedó en un 37 por ciento de ocupación.

La acumulación de nieve en la calzada debido a las precipitaciones obligaron a la Dirección General de Tráfico (DGT) a cerrar la A-1 durante 36 kilómetros en Segovia, entre el kilómetro 99 y el 135, para el tráfico de camiones, debido a la peligrosidad de la vía. Según informó el Centro de Gestión de Tráfico, la Guardia Civil se encargó de embolsar a los vehículos pesados en el área de servicio de la localidad de Bodeguillas.

Además de esta incidencia, la provincia segoviana registró problemas en otros tramos a causa de la nieve. Se trata de la AP-6 y la N-VI, a su paso por El Espinar, y la CL-601, en San Ildefonso, en la subida al puerto de Navacerrada, donde también se cortó el tráfico a camiones y se necesitaban cadenas para poder circular con el resto de vehículos.