El Sindicato de Enfermería, Satse, de Castilla y León desconvoca la huelga de enfermeras y fisioterapeutas de Servicios Sociales de esta Comunidad que planteó para los días 25 de noviembre y 1, 2, 13 y 14 de diciembre, al haber logrado un compromiso de la Administración autonómica para negociar sus reivindicaciones, según informaron fuentes del sindicato a través de un comunicado.

En concreto, la Administración, en la reunión mantenida por los representantes de la Dirección General de la Función Pública, la Gerencia de Servicios Sociales y la organización sindical, se ha comprometido a dar cuenta de la terminación de los procesos de funcionarización ya iniciados, a presentar el catálogo elaborado de nuevas categorías profesionales que puedan ser incorporadas a un nuevo proceso, así como al inicio del estudio de las propuestas de conversión de enfermeros y fisioterapeutas en funcionarios.

Satse reclamaba la apertura del proceso de funcionarización para las categorías profesionales de enfermeros y fisioterapeutas, tal como estaba establecido en el Acuerdo Marco sobre los principios de las políticas de Función Pública para la profundización en la modernización y mejora de la Administración de Castilla y León, publicado en el Bocyl del 15 de julio de 2009.

Además, el sindicato, según precisa la nota, ha conseguido la disposición de la Gerencia de Servicios Sociales para seguir apostando en la negociación del próximo convenio colectivo por la definición de la figura del Coordinador de Enfermería como mando intermedio fundamental en las residencias de personas mayores.

La Gerencia de Servicios Sociales también se ha comprometido a iniciar antes del 30 de enero el estudio de incorporación a los Camps de la figura del Auxiliar de Enfermería.

En el encuentro, el sindicato manifestó su sensibilidad ante la situación de crisis económica por lo que decidió no continuar con el conflicto planteado, aunque también expresó la necesidad de que este colectivo de profesionales enfermeros y fisioterapeutas que trabajan para los Servicios Sociales en la Comunidad reciban una solución a la paralización de procesos que afectan a sus condiciones laborales, situación que debería haberse solventado hace años.