La nieve caída esta madrugada cubrió de blanco la ciudad de Segovia, que amaneció con una capa de unos dos centímetros de espesor, y originó problemas en algunas de sus calles debido al hielo que se formó en la calzada.

Los bomberos y la Policía Local tuvieron que cortar algunas calles al tráfico, especialmente, las de pendientes más acusadas, por la nieve acumulada que hacía impracticable su uso. Tanto efectivos del Parque de Bomberos como de la empresa de mantenimiento tuvieron que aplicar tratamientos para eliminar la nieve. Las más afectadas fueron las calles del Pozo de la Nieve, Terminillo o la calle Riaza.

De este modo el temporal de frío y nieve obligó también a circular con precaución en la mayoría de las carreteras de la provincia, donde se registraron temperaturas de hasta cuatro grados bajo cero, aunque no fue preciso el uso de cadenas para circular por la red provincial.