Jorge no puede evitar mostrar su alegría. La diosa fortuna se ha fijado en él y en muchos de sus amigos. Este joven de 22 años dejó de estudiar hace unos meses para poder financiarse la carrera el próximo curso. Para ello, trabaja en un bar de Ayllón y ahorra su sueldo para poder ir a Madrid, en septiembre, a cursar Protocolo y Eventos ya que, según explica, con la situación económica que atravesamos, no podía permitirse hacerlo sin ahorros, al tratarse de una universidad privada. Hoy la suerte le ha sonreído, el Sorteo de La Lotería de Navidad le ha premiado con 50.000 euros, un buen pellizco que le permitirá hacer realidad su sueño. “Es un sueño convertido en realidad, una oportunidad”, asegura. Esta es una de las decenas de historias que, en la plaza de la villa medieval de Ayllón, se comparten durante esta jornada. Otro joven, Borja, fue padre ayer y con esta ayuda, la conseguida con una participación, hará frente mejor a los gastos que supone el nuevo miembro de la familia. Para Adrián, este dinero será el empujoncito que necesitaba para salir una temporada de Ayllón donde, durante seis años, regentaba un bar-restaurante que meses atrás tuvo que cerrar debido a la crisis…

La juventud de Ayllón está hoy más unida que nunca. Una de sus peñas, ‘El Puntazo’ compró dos series enteras del segundo premio, vendido en la administración número dos de Aranda del Duero (Burgos), para comercializarlo entre los vecinos con el propósito de financiar, con el donativo, las fiestas de su municipio. “Básicamente lo hacemos todos los años para poder pagar las charangas”, explicaron para Ical. Cada décimo fue dividiendo en cinco participaciones, cada una de ellas jugaba cuatro euros y casi en su totalidad, aproximadamente el 80%, ha sido repartido en jóvenes de entre 17 y 30 años. No todos los décimos fueron vendidos y algunos regresaron a la administración burgalesa. Sin embargo, el dinero caído ya se encuentra a buen recaudo. “Todos tenemos cosas que pagar, hipotecas, estudios, es una noticia increíble” reconoce uno de los promotores de la venta, Adrián Matesanz, que, bromeó “si así se acaba el mundo, que se acabe todos los años”.

En la plaza del pueblo, sentados en una terraza, degustaron juntos unos cuartos de cordero que, aseguran, “ya estaban encargados previamente”. Cada uno explica para qué utilizará este dinero. “A mí me han tocado 12.500 euros y los voy a ahorrar, soy aparejadora en paro y las cosas no están para gastarlo”, asegura otra joven, María Recio, de 25 años. “Yo voy a aprovechar para hacer una escapadita”, confiesa otra joven mientras que, los más críticos, también hace referencia a que con este dinero costearán las elevadas tasas universitarias del Gobierno o intentarán colaborar para financiar el servicio de Urgencias en el municipio.

Cartera robada con una participación

Pero no todo son alegrías, al menos de momento. Una de las agraciadas denunció hace unos días el robo de su cartera. Dentro, una participación premiada con 25.000 euros también fue sustraída y aunque ha sido denunciada, y conoce la numeración de la misma, teme aún por ver si conseguirá cobrar el premio. Además, otros muchos se quedaron sin lotería, lo hicieron debido a sus escasos ahorros: “Yo no compré aunque me insistieron hasta ayer a las tres de la mañana”, lamenta otro joven de la pandilla.

Ayllón es una fiesta, la llegada de medios de comunicación y la alegría de los más jóvenes contagia de vida un municipio de cerca de 1.300 habitantes ubicado a unos noventa kilómetros de la capital segoviana.