La alianza por la unidad del campo UPA-COAG repartió hoy a los pies del Acueducto segoviano un total de 1000 litros de leche para protestar por los bajos precios percibidos por los ganaderos en litro de leche y por “el abuso y la especulación de la industria y la distribución”. El coordinador de COAG en Castilla y León, Aurelio Pérez, lamentó el “dominio” de las multinacionales Lactalis y Carrefour a las que acusó del hundimiento de los precios de la leche, entre 8 y 10 céntimos por debajo de los costes de producción.

Acompañado del secretario general de UPA Castilla y León, Julio López, el representante de COAG criticó las campañas “de banalización” de la leche en Carrefour a través del regalo de 6 litros de leche por 40 euros de compra o la última, la del regalo de 4 litros de leche por una compra superior a 20 euros. Además, denunció una situación de indefensión por la “venta a pérdidas” mientras enseñaba un ticket de la compra que mostraba el precio de un litro de agua a 56 céntimos y el de leche, a 49 céntimos.

Pérez explicó que la hegemonía de las multinacionales son las responsables de la pérdida del 24 por ciento de las explotaciones ganaderas de vacuno de leche en Castilla y León y del 13 por ciento en Segovia. Una situación que calificó de “quiebra técnica total” dada por el hundimiento de los precios y el encarecimiento de los costes de producción.

El representa de COAG lamentó que el Gobierno no haya sido capaz de explicar la situación del sector lácteo en Europa, así como el acuerdo de buenas prácticas agrarias, firmado entre el Ministerio, la gran distribución, la industria y alguna organización agraria, y lo tildó de “vergonzoso” porque permite que la gran distribución regale leche.

Por su parte, el secretario general de UPA Castilla y León, Julio López, insistió en que con el acto se pone de manifiesto la estrategia de las grandes industrias que “regalan la leche”, tratando que los ganaderos de Castilla y León desaparezcan, como aseguró. En este sentido, explicó que cada día desaparecen cinco explotaciones de vacuno de leche en el país de la que la mayor parte corresponde a Castilla y León.

López hizo un llamamiento a los consumidores para que conozcan que “aquí estamos cobrando lo mínimo que se puede cobrar por un litro de leche” e insistió en que “no puede ser que se cobre tres veces más por un café que lo que se cobra por la leche” porque en este camino, temió, desaparecerán todas las explotaciones en la región. “No reclamamos ayudas ni subvenciones, solo un precio justo”, concluyó.