La Consejería de Interior y Justicia impulsará este año la mejora o la construcción de casas consistoriales y centros cívicos municipales de 525 municipios de la región, y que forma parte de las líneas de ayudas destinadas a mejorar las infraestructuras de y los equipamientos de los municipios. Así lo ha anunciado esta mañana en Segovia su titular, Alfonso Fernández Mañueco.

Mañueco, quien firmó en Segovia un convenio con la Diputación provincial para el arreglo de edificios municipales de 33 municipios de la provincia, enmarcó esta línea de ayudas como respuesta a “la importante demanda de los ayuntamientos por mejorar sus casas consistoriales y otros edificios de uso público”.

En su opinión, estos edificios facilitarán la gestión de servicios para los vecinos y potenciarán la participación ciudadana en la vida municipal, además de que estas obras tendrán una importante repercusión en la creación o mantenimiento de empleo en el ámbito rural.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Segovia, Javier Santamaría, criticó el descenso de ayudas que reciben las administraciones locales de los presupuestos generales del estado y agradeció la sensibilidad de la Junta en este sentido.

Fernández Mañueco también se refirió a otras líneas de ayuda de la administración regional hacia los municipios, y que contempla la modificación de la normativa referente a los porcentajes de ayuda de cofinanciación. De este modo, los municipios más pequeños tendrán que hacer aportaciones menores.

Otra línea de ayudas servirá para contribuir al pago de gastos ordinarios durante los dos próximos años. Así, las nueve diputaciones, los 2.248 ayuntamientos y las numerosas mancomunidades de la Comunidad tendrán acceso a ayudas para sufragar los gastos derivados de la prestación de servicios públicos y el mantenimiento de centros municipales, contribuyendo además a mantener empleo público. Además, se creará un fondo especial y adicional de más de tres millones de euros destinado a los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, fondo que estará gestionado por las diputaciones provinciales.

Y se habilitarán ayudas para dotar a los municipios de medios telemáticos que faciliten la gestión de las ayudas. Por último se podrán beneficiar las localidades de los entornos de las capitales de una línea de ayudas específicas.