Dar solución al problema del agua. Éste es uno de los asuntos que preocupa en Segovia. Y es que las lluvias no llegan a la ciudad. “Si en un plazo de 20 días no hay precipitaciones, se prohibirá el consumo humano de agua y si en el mes de noviembre sigue sin llover, se entrará en una fase de restricciones con cortes de agua”. Con estas palabras el Alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, anunciaba las posibles medidas que se van a tomar en Segovia si continuamos con esta sequía.

Seguidamente, anunciaba que desde el consistorio se ha elaborado un proyecto para ampliar la capacidad del embalse de Puente Alta que supondría triplicar su capacidad hasta los siete hectómetros cúbicos. “Se ampliaría hacia abajo, ocuparía el margen izquierdo de la carretera y se eliminaría la peligrosa curva de la carretera junto al pantano”, señaló Arahuetes. La capacidad del embalse llegaría hasta los 7 hectómetros cúbicos, lo que supone garantizar el abastecimiento de agua a la ciudad por un período de 100 años y con una previsión de crecimiento en la ciudad de 100.000 habitantes. El proyecto será presentado en unos diez días ante el Ministerio de Medio Ambiente y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

El coste rondaría los 30 millones de euros, y el alcalde ha anunciado que “en el caso de que las administraciones no colaborasen con ello, el Ayuntamiento lo asumiría”. Sería a través de una empresa concesionaria, por un período de 50 o 60 años, cuyo coste repercutiría en los recibos del agua.